La avenida de Miajadas formará parte de este proyecto. / JSP

Transporte plantea la cesión al Consistorio de diversos viales, que conllevaría mejoras

Si se materializa esta propuesta, se deberá adecentar el asfaltado y construir dos rotondas

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Los primeros pasos ya se están dando. El Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, ha propuesto al Ayuntamiento la cesión de distintos tramos, tanto de la carretera N-521, como de la N-V. Según explicó el portavoz del equipo de Gobierno, Raúl Gómez, en la sesión plenaria celebrada el lunes, se tratan de los tramos que van desde el cruce de Huertas de la Magdalena hasta el cruce de Correos, incluyendo así la avenida Ramón y Cajal, además de la avenida de Miajadas. En esta propuesta también está el tramo que va de la zona iNovo hasta la intersección de la zona industrial junto al Campo de San Juan.

La idea es que, a cambio de esa cesión, el Gobierno Central lleve a cabo la reordenación de accesos y mejora de la movilidad y accesibilidad peatonal. Dicho de otro modo, se pretende que haga un «desarrollo urbanístico de todo el terreno», explica el concejal. Por tanto, entre otras actuaciones, se plantea la mejora del asfaltado de toda la calzada. Asimismo, se pretende adecentar el margen derecho de la avenida de Miajadas. Gómez recuerda que el izquierdo ya se ha realizado en estos últimos meses. Todo ello incluiría dos rotondas. Una de ellas debería dar acceso a la estación de autobuses y la otra estaría cerca del Mercado Regional y serviría para entrar en la ciudad trujillana. Esta última ya ha sido demandada en varias ocasiones.

Según Gómez, como una de las glorietas planteadas afecta a la vía pecuaria que sale de la zona de San Lázaro dirección N-V y va hacia el Campo de San Juan, al pleno se llevó la aprobación de la cesión de ocho metros de terreno municipal para que vaya a esa vía pecuaria y pueda tener continuidad. Tuvo el visto bueno del PSOE y la abstención del PP. La portavoz popular, Inés Rubio, echó de menos informes sobre este punto.

Urbanismo

Uno de los asuntos que generó más debate en este pleno fue el visto bueno, por unanimidad, de la modificación puntual de las normas subsidiarias para la ampliación del cuartel de la Guardia Civil. La intención es hacer un pabellón de oficinas.

Más allá de este visto bueno, la portavoz popular puso de manifiesto la necesidad de retomar el Plan General Municipal, suspenso desde 1019. «Es necesario para adaptarse a las nueva legislación urbanística y permitir que tengamos un instrumento dentro de nuestro municipio que no sea obsoleto». Para el alcalde, José Antonio Redondo, entre otros problemas, destaca que no se pueden juntar el sector terciario, con el residencial porque «al día siguiente tenemos denuncias». También recuerda hay unidades de actuación que llevan 20 años sin desarrollarse.