Reflexiones desde la ventana

Sobre este poeta que os escribe

JOSÉ CERCAS

Que manía tienen algunas personas de creer que los poetas, poco menos, somos una mezcla de María Teresa de Calcuta y el Ángel exterminador. Yo soy un hombre normal que camina por la tierra al lado de otros, busco los mismos objetivos, tengo los mismos sentimientos que cualquier otra persona que camine a mi lado. Me equivoco de igual manera y yerro todos los días, pues respiro como cualquier ser vivo de la tierra.

Llevo en mi pecho, grabado a fuego, el sentido materialista de las civilizaciones, la patria donde laboro, cada día, las mismas cosas que mis semejantes. Me marcan, mis metas, las leyes y los fueros, el Dios omnipresente de otros y los códigos de la física y las matemáticas, que ordenan, para la labor de lo vivido, los labios del crepúsculo y los sin sabores de la amanecida.

Me enamoro, me desamoro y sigo en el camino. Me fastidian los orgasmos fingidos, la poesía rota, los dioses de barro y el euro que persigo para seguir en la vereda que me ha marcado la vida y mis semejantes.