Dos de los siete finalistas del Programa de Ideas Emprendedoras pertenecen al centro iNovo

Aurelio Sanabria junto a su compañero Crescente Duchel y Sergio Mena /JSP
Aurelio Sanabria junto a su compañero Crescente Duchel y Sergio Mena / JSP

Uno de ellos es el equipo formado por Crescente Duchel y Aurelio Sanabria y el otro es Sergio Mena

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La gran familia del iNovo vuelve a estar de enhorabuena. Se debe a que dos de los siete finalistas de la V edición del Programa de Ideas Emprendedoras (PIE) en el mundo rural, promovido por la Diputación de Cáceres, forman parte del centro emprendimiento trujillano.

Se tratan, por un lado, del equipo compuesto por Crescente Duchel y Aurelio Sanabria, unidos en la empresa Cressa Ingenieros. Ingeniero civil e ingeniero de caminos, canales y puertos, han presentado un proyecto innovador para el ámbito rural relacionado con su actividad profesional. Recuerdan que su entidad esta dedicada a la ingeniería civil y geotécnica.

Ahora, se abierto una línea de negocio con una tecnología nueva, que es el proyecto presentado al certamen. «Por ahora, no lo podemos hacer público porque se quiere proteger la autoría intelectual», explican estos profesionales. Lo que tienen claro es que se ajusta perfectamente a la filosofía del PIE. Recuerdan además que, aunque tengan despacho en el iNovo, la sede social está en Santa Cruz de la Sierra, de donde es Duchel.

Robótico

El otro finalista es Sergio Mena. Natural de Ibahernando, también cuenta con un despacho en el centro de emprendimiento. En este caso, su proyecto se basa en talleres tecnológicos rurales. Consiste es acercar el mundo de la robótica y la programación a localidades del medio rural, mediante talleres tanto para el público infantil, como para adultos. Esta iniciativa iría unida a la alfabetización digital. «No se pretende que se impartan clases puntuales, sino que esta formación tenga una continuidad», detalla Mena. En definitiva, con sus sesiones, «quiero colaborar en disminuir la brecha digital existentes en los pequeños pueblos», añade.

Este promotor ya tiene experiencia en este tipo de iniciativas, ya que, en la actualidad, imparte sesiones de robótica, en diferentes niveles para pequeños.

Estos promotores vinculados al iNovo ya han expuesto y defendidos sus proyectos ante un jurado y tras recibir sesiones formativas para esa exposición. Por tanto, ya solo falta que se dé a conocer el fallo.

Premios

Los galardones son cuatro. Es un primer premio, dotado con 15.000 euros, un segundo con 7.000 euro, y dos accésits, valorado en 3.000 euros cada uno. Estas cantidades deberán ir destinadas a la puesta en marcha de los proyectos ganadores, en un plazo máximo de un año, a contar desde el pago efectivo del premio, según fuentes de la Diputación. Con esta convocatoria, la institución provincial pretende incentivar a los emprendedores en el medio rural, ayudándoles a mejorar y poner en marcha las ideas empresariales en municipios de la provincia, añade la entidad organizadora.

En el resto de ediciones, proyectos 'alojados' en el iNovo han conseguido primeros premios. El primer año, ganó este certamen el trujillano José Quesada, con el proyecto de implantación de drones en huertos solares. Además, obtuvo un accésit Soledad Mateos, con su iniciativa de sobre pizzas ecológicas.

En 2015, la apuesta de estructuras despegables de Fernando Blanco consiguió ese primer premio. Al año siguiente, Guadalupe Gutiérrez y Ángel Sánchez obtuvieron un segundo galardón por su proyecto de limpieza de granjas. En 2017 se obtuvieron dos accésit en este certamen. Uno de ellos fue para Jesús Corbacho, con su propuesta de aplicación de la impresión 3D en el mundo de la medicina. El otro fue para Juan David Munera, con el proyecto de animación 'online'. Además, el ganador de esa edición, Joaquín Murillo, también ha comenzado a trabajar en el iNovo. Ahora, desde esta entidad se espera conseguir nuevos reconocimientos.

 

Fotos

Vídeos