Raúl Gomez explica que no se ha podido suspender el festival de música electrónica por un contrato «blindado»

El portavoz socialista pide disculpas por las molestias causadas

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

«El nuevo equipo de Gobierno no ha tenido opción de suspenderlo, al ser un contrato privado y blindado por los anteriores gestores, el PP». Así lo ha explicado el portavoz del grupo socialista, Raúl Gómez, en un comunicado, tras las quejas que ha habido por el ruido existente por el fesival de música electrónica celebrado este sábado en el castillo. De hecho, en este escrito ha pedido disculpas por las molestias.

Gomez matiza que si se hubiese suspendido, el Ayuntamiento hubiese tenido que asumir costas judiciales ante una demanda por incumplimiento de contrato. Ante esta circunstancia, indica que el Consistorio se ha limitado a reducir lo máximo las incidencias «implícitas en este tipo de conciertos». El objetivo es que estuviese controlado los niveles normales de seguridad.

Asimismo, señala que no se ha podido cambiar la ubicación de este festival, «por las cláusulas propias del contrato firmado». También, en este escrito, se señala que «el anterior alcalde había sopesado ofrecer prebendas a la organización, similar a otros conciertos anteriores como Taburete y Manolo García, en torno a 15.000 euros, prebenda que este equipo de Gobierno descartó desde el primer momento». Ante esta circunstancia, señala que, a partir de ahora, los eventos serán gestionados por el propio Ayuntamiento.

Igualmente, se agradece el trabajo realizado por los agentes de seguridad, como Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil.