Reunión mantenida esta mañana / JSP

Un proyecto piloto pretende ahorrar tiempo y kiómetros en la línea de autobús entre Albalá y Trujillo

La consejera Leire Iglesias presentó esta mañana la iniciativa a los alcaldes de los municipios implicados

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, ha dado a conocer esta mañana, el proyecto piloto de transporte a la demanda, en una reunión mantenida en el centro iNovo de Trujillo, con alcaldes de una de las rutas implicadas, que es Albalá-Trujillo. Uno de los objetivos es buscar la eficiencia y la sostenibilidad en el transporte de viajeros, dijo la consejera, ante los medios de comunicación, previo a ese encuentro.

«Estos proyectos pilotos hacen extensible esa lógica de interoperabilidad, sostenibilidad y de movilidad para mejorar los desplazamientos y cambiar la lógica del transporte de pasajeros, al situar a la ciudadanía en primera persona y en el centro de la movilidad y poner así las posibilidades de desplazarse en el objetivo fundamental y no en el vehículo, como hasta ahora había estado funcionando», explicó.

Este proyecto piloto monitorizado mediante aplicaciones móviles, central de reservas gratuita y control de flota, que se implementará con carácter de prueba en dos concesiones, una en cada provincia, tiene como objetivo acortar kilómetros en las rutas, evitar operaciones en vacío y mejorar, por tanto, la cobertura y prestaciones a los pasajeros.

Ahorro

Concretamente, en la línea entre Albalá y Trujillo, se pretende pasar de 1 horas y 20 minutos a 45 minutos y un ahorro de 25 kilómetros diarios. Para ello, se pide la colaboración de los ayuntamientos implicados, así como de la ciudadanía y de la empresa concesionaria.

Iglesias explicó que una de las intenciones es que haya paradas que se gestionen con vehículos lanzadera y algunos de los kilómetros que se ejecutan con autobús con una sola dirección, «se pueda hacer en coche, como puede ser la línea de Salvatierra y Zarza de Montánchez a Valdefuentes con el centro de salud».

También se plantea el ahorro de paradas que tienen los autobuses que van vacíos y que impiden que las rutas sean competitivas. Para ello, insiste en que, en vez de entrar el autobús en los municipios haya o no pasajeros, el día que los haya irá un vehículo lanzadera a recogerlos y se ahorrará 25 kilómetros, que ahora hace el autobús lleno o vacío. Esas lanzaderas podrán ser vehículos de hasta nueve plazas o taxis rurales, entre otras posibilidades. Al final, «se trata de optimizar los kilómetros que hace los autobuses vacíos», añade la consejera.

La intención ahora es terminar de hacer la nueva planificación con la empresa de transporte y las corporaciones municipales implicadas. Leire Iglesias espera que dentro de un mes pueda ponerse en marcha.