La procesión de 'La burrina' sale con buena afluencia de público, junto a una temperatura primaveral

'La burrina' por la plaza Mayor / JSP

Hoy tendrá lugar el Vía Crucis por la parte antigua de la ciudad

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Olivo y algunas palmas, portadas por pequeños y grandes. Fueron elementos principales de la jornada. Tras su bendición en una concurrida iglesia de San Martín, tuvo lugar ayer la procesión del Domingo de Ramos, con el paso de la 'Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén', conocida por 'La burrina'. Organizada por la Junta de Cofradías, contó con una buena afluencia de público, junto a una temperatura primaveral.

La comitiva estuvo formada por los estandartes de las distintas cofradías y hermandades. Este año, el acompañamiento musical corrió a cargo de la banda de tambores de la Cofradía del Cristo Cautivo. Seguidamente, se situó el paso cargado por devotos, todos ellos vestidos de traje. El desfile procesional fue cerrado por las autoridades.

Comenzó a mediodía. El itinerario transcurrió por las mismas calles que en otras ediciones. Como ya suele ser costumbre, el lugar más concurrido fue la plaza Mayor. Seguidamente, el paso fue por la calle Sillerías hasta San Miguel, Clodoaldo Naranjo y calle Herreros. Pasada las 13.00 horas, 'La burrina' hizo entrada en la iglesia de San Francisco.

El Nazareno

Por la tarde, La Cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno llevo a cabo su tradicional acto de hermandad en el convento de San Pedro, con una buena aceptación. Como novedad, la Virgen de la Soledad, situada en este monasterio, estrenó un nuevo traje, que ha sido donado.

Otra de las innovaciones es que la banda de cornetas y tambores El Nazareno hizo un pasacalles partiendo de la iglesia de Jesús hasta San Pedro. Después, interpretó su nueva obra, 'Soledad Nazarena'.

Hoy, la Junta de Cofradías llevará a cabo el particular 'Vía Crucis' por la parte antigua de la ciudad. Irá con el Cristo de la Fe, que saldrá a las nueve de la noche desde la iglesia de Santa María y terminará en el templo de San Francisco.