Integrantes del PP en la recogida de firmas, ayer en la plaza Mayor / JSP

Los populares vuelven a criticar la supresión de servicios en el centro de salud

El PP llevó a cabo una recogida de firmas en contra de los recortes sanitarios de la Junta

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El presidente provincial de Cáceres, Laureano León, tachó de «escándalo», lo que está ocurriendo con el Centro de Alta Resolución de Trujillo, con la supresión de servicios. Lo hizo ayer en una jornada reivindicativa que llevó a cabo el PP, en la plaza Mayor, con una campaña de recogida de firmas en contra de los recortes sanitarios de la Junta de Extremadura, según explicaron los líderes populares. Con esta iniciativa, se plantea decir «no a los recortes sanitarios y no al desmantelamiento del sistema sanitario», apostilló León. Asimismo, indicó que, con este tipo de iniciativas, PP quiere pelear por mantener un servicio sanitario digno, moderno, próximo y cercano al ciudadano. Insistió en que el CAR se ha convertido en un centro de salud, como puede haber en cualquier pueblo del entorno y «eso es indignante».

La líder popular trujillana, Inés Rubio, insistió en que la merma de servicios en el centro de salud trujillano está suponiendo la lejanía de prestaciones en el ámbito rural, no solo en Trujillo, sino en los municipios de la zona. «El Centro de Alta Resolución ha pasado de ser un centro de atención especializada a ser un centro de atención primaria». Asimismo, criticó al alcalde, ya que se planteó en sesión plenaria una reivindicación «conjunta y unida» ante el Ejecutivo regional para recuperar ese normal funcionamiento y «nada se ha sabido», ni de esa propuesta, ni de la contestación. Lo único claro, según Rubio, es que el CAR de Trujillo sigue sin funcionar.

Laureano León también criticó la ubicación concedida por parte del Ayuntamiento para hacer esa recogida de firmas. Se situaron en la zona aledaña a la oficina de turismo. «Una vez más vemos el talante del señor alcalde, que si no nos ha podido poner en el rincón más alejado de la plaza es porque no ha podido». Considera que debería haber unas reglas democráticas y de tratar de trasladar sus mensajes y sus reivindicaciones y frente a eso «el alcalde muestra ese talante de prepotencia y de tiranía, que es la nueva forma de gobernar», añadió.