La charla con el alumnado del Francisco de Orellana / JSP

La Politécnica enseña los pasos para el Circular FAB de Trujillo

Una posibilidad de gestión es la creación de una asociación que marque las directrices

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Los pasos son lentos pero seguros. Así es como se puede definir la marcha del Circular FAB de Trujillo, que se inauguró hace un mes. Antes de que entre en funcionamiento a pleno rendimiento, representantes de diversas entidades están impartiendo charlas y sesiones para dar a conocer las posibilidades que tiene este centro. Además, se muestra lo que pueden hacer su maquinaria de fabricación digital, como impresoras 3D, cortadoras láser y microcomputadoras.

Con ese fin, estuvieron ayer responsables de la Escuela Politécnica de Cáceres que protagonizaron la jornada de puertas abiertas llevada a cabo. Entre otros, participaron estudiantes del ciclo formativo de Educación Infantil del Instituto Francisco de Orellana. El profesor del área de Electrónica, Antonio Gordillo, señaló que la intención era motivar a estas personas para que vayan conociendo lo que se tiene en este Circular FAB, integrado en el centro iNovo.

También quiso trasladar un mensaje, que esta prestación esté al servicio de la comunidad, como pueden ser profesores, alumnado, así como empresarios, emprendedores, además de gente inquieta y creativa. Igualmente, recordó que este tipo de centros contará con personal contratado, dedicado a dinamizarlo.

Modelo asociativo

Una forma de gestión podría ser la misma que utilizan tanto este profesor, como otros compañeros, en un centro parecido que disponen en la universidad. «La comunidad propia es la que abastece a los espacios y se autogestionan». Por tanto, estos espacios deben ser definidos por este tipo de agrupaciones, añade al respecto. Dicho de otro modo, se apuesta por un modelo asociativo. De hecho, en la Politécnica se cuenta con una asociación cultural sin ánimo de lucro, con su directiva y sus normas para el uso de la maquinaria. A partir de ahí, no tiene dudas de que se pueden llevar a cabo diferentes proyectos. «Es un modelo adecuado y es una forma en la que se enganchen», remarca el profesor.

Además de dar las explicaciones oportunas de lo que puede ser este centro, se vieron ejemplos de diferentes proyectos de éxitos desarrollados por máquinas parecidas al Circular FAB trujillano. Eso sí, Gordillo matizó que por ahora no se pueden utilizar, ya que las empresas suministradoras no han impartido todavía los cursos iniciales. «Hay que tener un poco de paciencia y espero que en las próximas semanas o meses estarán funcionando y con gente aquí haciendo cosas todos los días».

Antonio Gordillo apunta que ahora se termina la vuelta que han hecho por los cinco Circular FAB de la provincia, puestos en marcha la Diputación de Cáceres, en colaboración de los ayuntamientos. Después, se volverá a estos centros atendiendo a la demanda de cada lugar.