Habrá «poca flexibilidad» para que se respeten las zonas de aparcamiento en la plaza Mayor

Estacionamientos en la plaza Mayor /JSP
Estacionamientos en la plaza Mayor / JSP

El alcalde asegura, asimismo, que se ha encargado el cambio de señales, para que se pueda sancionar los estacionamientos mal hechos

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Un tema pendiente que queda para 2019 son los estacionamientos en la plaza Mayor. En los últimos meses, se ha vuelto a convertir en un problema, ante la gran cantidad de vehículos que estacionan cada día tanto en las zonas acotadas para ello, como fuera, sin ningún tipo de control. Este hecho ha provocado que lleguen las críticas.

La idea ahora es volver a intentar que se respeten esas zonas delimitadas en espacio y tiempo. Prueba de ello es que el alcalde, Alberto Casero, anunció en el pleno del pasado viernes que habrá «poca flexibilidad» por parte de la Policía Local, con el fin de que se respeten esas zonas, en un horario determinado. El primer edil afirmó que puede entender que haya un espacio de aparcamiento para favorecer a los comerciantes, pero considera que no se debe permitir que la plaza Mayor sea todo un estacionamiento continuo.

Asimismo, avanza que se ha encargado el cambio de señales, que parecía que era el problema que alegaba la Policía para poder sancionar en la plaza. En los últimos años, en más de una ocasión, fuentes policiales han apuntado que la señalización existente no cumplía con la normativa vigente. Además, aseguraban que se contradecían. Ahora, parece que se quiere poner solución para que esos agentes no tengan problema de sancionar si se comete alguna infracción.

Zona azul

Desde la Jefatura de Policía también se ha hecho una propuesta. Su nuevo responsable, el Oficial José Antonio Bermejo, considera que hay que tomar alguna medida ante el descontrol que ha habido en los últimos meses. Apunta que la solución es poner una zona azul en forma de 'L' en la zona donde se encuentran las terrazas, que es donde está ahora el espacio acotado. Cabrían unos 40 o 50 vehículos y se establecería de ocho de la mañana a ocho de la tarde.

Esta medida permitiría a los ciudadanos aparcar, previo pago de un importe, para hacer alguna gestión o, incluso, consumir en restaurantes y bares. El planteamiento está hecho al equipo de Gobierno. No obstante, este dirigente señala que ya, a partir de las ocho de la tarde, se intenta que no haya ningún vehículo en la plaza.

Aunque no está descartada esta medida, el alcalde reconoce que no es fácil de aplicar. «Queremos evitar que los vecinos tengan que pagar en las zonas limítrofes a la plaza Mayor, en cuanto a que se respete lo que se fija. Si no se respeta, habrá que ir a más», añade.

Lo que sí está claro es que la primera medida para poner orden a los estacionamientos es la regulación del servicio de carga y descarga. Se situará en la zona conocida por 'el macetón', aledaño a la oficina de turismo.

 

Fotos

Vídeos