Poca alegría en el mercadillo de los jueves