La piedra de Trujillo, camino a La Meca