Inés Rubio, con integrantes del grupo municipal del PP / JSP

El PP pide explicaciones por la renuncia de la ayuda para el servicio de dependencia

Inés Rubio pone en duda que se haya pensado en el sobrecoste que va a suponer a los usuarios a partir del 31 de diciembre

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El Partido Popular demanda una solución, ante la renuncia por parte del equipo de Gobierno de la ayuda regional para la prestación del servicio de dependencia en la ciudad trujillana. Con esta medida, el Ayuntamiento dejará de dar el servicio a 31 usuarios a partir del 31 de diciembre y, en un principio, se gestionará directamente entre la Junta y el beneficiario a través de una empresa.

La portavoz popular, Inés Rubio, asegura que esta decisión municipal se ha hecho a espaldas del del ciudadano. «Pone de manifiesto la falta de sensibilidad, de humanidad y de empatía», no solo con los usuarios, sino también con las familias.

Rubio considera que no se han valorado los 'pro y contra' de la medida. Asimismo, pide que se den las explicaciones oportunas de cuáles son los motivos reales de la renuncia, ya que no se cree que sea por falta de personal y ni por cuestiones económicas, como se dijo en la última sesión plenaria. Asimismo, se pregunta si el equipo de Gobierno tiene una alternativa. «¿Queremos saber qué va a pasar con esos usuarios el 31 de diciembre, van a quedar tirados en la cuneta?», se pregunta la líder popular, quien recuerda que es un servicio que estaba consolidado en la ciudad.

A disposición

Rubio apunta que no se puede gobernar tomando el camino más fácil. Por ello, recuerda que su grupo se puso a disposición del equipo de Gobierno en la última sesión plenaria para buscar una solución y «lo volvemos a hacer». Sugiere que, quizá, hay que analizar y revisar la prestación de dependencia e, incluso, reestructurarla. En esta línea, sugiere que si se exigen mejoras laborales, habrá que revisarlas.

«Es tan irrisorio que un equipo de gobierno socialista, cuando tiene un problema, prefiera renunciar a una ayuda para seguir prestando un servicio público y lo privatice». De hecho, pone en duda que se haya pensado en el sobrecoste que va a suponer a los usuarios a partir del 31 de diciembre. Por ello, pide que se hable con la Junta para que se revoque esta decisión.