La parte antigua se convierte en la Plasencia del siglo XVI con la 'presencia' de Inés de Suárez

Un momento de la grabación con la protagonista de la serie /JSP
Un momento de la grabación con la protagonista de la serie / JSP

Se llevó a cabo parte del rodaje de la serie 'Inés del alma mía', protagonizada por la actriz Elena Rivera

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Los aledaños del Palacio de Lorenzana y la Casa Museo Pizarro se convirtieron ayer en calles placentinas, por donde caminaba la heroína Inés de Suárez, justo antes de emprender su viaje al Nuevo Mundo en busca de su marido, Juan de Málaga. Así fue parte del rodaje de la serie 'Inés del alma mía' que transcurrió por la parte antigua de la ciudad.

La jornada de ayer fue la última de un total de tres que esta producción internacional ha realizado en tierras trujillanas. Entre otros actores, ha estado la protagonista, Elena Rivera, ataviada con llamativos trajes de época, a pesar de intenso calor de los últimos días. También han participado, entre otros, Kiko Gutiérrez, Andrea Trepat y Carlos Serrano, este último en el papel de Juan de Málaga. Hoy, en Cáceres, se sumará al rodaje el coprotagonista, Eduardo Noriega, convirtiéndose en Pedro de Valdivia, así como Ismael Martínez, según señaló ayer el jefe de producción del rodaje en España, Alberto Báez.

Algunos de los figurantes esperando entrar en escena
Algunos de los figurantes esperando entrar en escena / JSP

La sesión de trabajó este miércoles comenzó por la mañana temprano. De hecho, el grupo de 19 figurantes que participó en la grabación inició la jornada de trabajo a las 7.15 horas, según uno de estos 'extras'. A partir de esa hora tenían que estar disponibles para comenzar a ponerse la indumentaria apropiada. Se transformaron en gente de pueblo del siglo XVI e, incluso, hubo algunos nobles, diferenciados por su ropaje. A lo largo del rodaje, también se incorporaron monjas y feligreses.

Las primeras escenas ayer se rodaron en los aledaños del Arco de Triunfo, que se 'tuneó' para la ocasión. Después, todo el equipo se trasladó a la zona de la plazuela de los Moritos y alrededores del Palacio de Lorenzana y Casa Museo Pizarro, donde transcurrió gran parte de la mañana. En este lugar, hubo dos localizaciones. De hecho, en uno de esos espacios, el pasado martes se dejó montada una herrería. Para el rodaje, también se utilizó un carruaje tirado por dos caballos.

Un ir y venir de personas

Durante toda la jornada, fue un continuo ir y venir de personas. En un momento dado, pasaba personal de arte, de sonido o de maquillaje, sin olvidar los operarios de cámara, entre otros miembros del equipo. Todo debía estar bien medido. Entre ese ir y venir de personas, se situaban los figurantes que recibían las órdenes oportunas para entrar en acción, no antes de los pequeños retoques de maquillaje. A partir de ahí, se accionaba la claqueta para dar el consiguiente «acción». No faltaron algunas repeticiones por diferentes circunstancias.

Mientras se llevaba a cabo ese trabajo, turistas se asomaban sorprendidos y algo cohibidos al rodaje. Algunos visitantes, desde lo más alto de la torre de la iglesia de Santa María, aprovecharon para animar a los actores.

En la tarde de ayer, el rodaje transcurrió en la iglesia de Santiago. Las dos primeras jornadas de grabación, lunes y martes, se llevaron a cabo en la zona conocida como 'Los caserones', «haciendo campo, con los encuentros amorosos entre Inés y Juan de Málaga», explica el jefe de producción. Añadió que todo había salido según lo previsto.

La producción se trasladará hoy a Cáceres para recrear un mercado en la plaza de Santa María, en el que participarán unos 40 figurantes. «Hacemos el primer encuentro entre Inés de Suárez y Pedro de Valdivia». Supondrá la presentación de las primeras secuencias de la serie.

Esta serie histórica está coproducida por RTVE, Boomerang Televisión y Chilevisión y basada en la novela de Isabel Allende.