Palmeras centenarias no han podido sobrevivir al picudo rojo

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS