Colección de platos pintados a mano que ya luce en el Palacio / JSP

El Palacio de los Barrantes Cervantes inicia su proceso de museización

Cerrado ahora por vacaciones, se acometerán algunos remates que quedaron pendientes

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La Fundación Obra Pía los Pizarro va a aprovechar la época estival para llevar a cabo algunas actuaciones en su sede, el Palacio de los Barrantes Cervantes, ahora que tiene parada su actividad por vacaciones.

Su presidente, Hernando de Orellana Pizarro, explica que la intención es acometer remates y ultimar acabados en el edificio, tras el proyecto de recuperación que llevó a cabo en los últimos años. Reconoce que determinadas acciones no se pudieron finalizar por falta de tiempo, al comenzar la programación cultural. Por ello, se quiere ejecutar ahora, aprovechando que está cerrado el Palacio.

Entre otras actuaciones, se abordará el acabado definitivo del patio interior que tiene este histórico inmueble. «Vamos a intentar adecuarlo», explica este responsable. Además, se va a transformar la ventana de una sala en una puerta para que se tenga acceso directo a ese patio. Igualmente, se quiere hacer un refuerzo en las escaleras, junto a otras acciones menores, pero que son necesarias.

Obras de arte

Además de esos remates, Orellana Pizarro avanza que se va a iniciar el proceso de museización del Palacio. Recuerda que muchos de los artistas que han pasado por estas dependencias, a lo largo de los años, han ido dejando alguna de sus obras de arte. Se puede contar con unas 40 creaciones pictóricas, además de algunas esculturas. Son de artistas de reconocido prestigio, sobre todo, latinoamericanos y, principalmente, peruanos, así como extremeños. La idea es que esas obras poco a poco luzcan en las paredes de estas dependencias. En un principio, se quieren poner unos 15 cuadros, además de buscar el mejor lugar para determinadas esculturas. Todo ello hará, aún más llamativo, este Palacio.

Si se cumplen las previsiones, la idea es que todo este proceso esté terminado para comenzar, de nuevo, la actividad cultural en octubre.

Inmueble colindante

No son los únicos trabajos que plantea la Fundación en esta época estival. Se debe a que se van a iniciar diversas actuaciones en el inmueble colindante al Palacio, adquirido a finales de 2020. La idea final es que vuelva a pertenecer al edificio. Hay que recordar que, en sus orígenes, fue casa del servicio. En los últimos tiempos, era una vivienda de particulares.

Las actuaciones planteadas ahora están dirigidas a quitar todo lo superfluo de este inmueble. Hernando de Orellana Pizarro recuerda que ha contado con diversas reformas. Por tanto, el objetivo es localizar todos los elementos originales, como pueden ser los suelos o determinadas paredes.

Este responsable recuerda que, salvo cambios, este inmueble acogerá, en su primera planta, salas de exposiciones. En su segunda planta, habrá espacio para una biblioteca, oficinas, además de una zona privada. En la parte de arriba, se hará un auditorio de música. Recuerda que la sala de conferencias del Palacio, aunque se hacen conciertos, no estaba planteada inicialmente para ello.