Entrada del gruo de Trujillo / JSP

Un nutrido grupos de caballistas de la ciudad participa en la tradicional peregrinación a Guadalupe

Formaron parte de los más de 1.100 caballos que hicieron su entrada en el Día de la Hispanidad

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Un nutrido grupo de caballistas de la ciudad, dirigidos por Álvaro Murillo, participó ayer en la celebración del Día de la Hispanidad en Guadalupe. De este modo, como ya es tradicional, se unieron a los más de 1.100 peregrinos montados a caballo que hicieron su entrada en la plaza de Santa María de este municipio, justo delante del Monasterio. Muchas de las formaciones participantes, como la trujillana, pertenecen al Honrado Concejo de los Caminos a Guadalupe.

El adelantado de esta organización, Jaime Ruiz Peña, durante varias horas, fue nombrando uno a uno a estos colectivos, bajo los aplausos del público, que aguantaba estoicamente el calor de la jornada. El grupo de Trujillo fue nombrado a media tarde.

Antes de nada, situó la imagen de la Virgen Peregrina en un lugar privilegiado de la plaza y reivindicó a la Patrona de Extremadura como la reina de la Hispanidad. Asimismo, se guardó un sobrecogedor minuto de silencio por las víctimas de la pandemia.

Este desfile comenzó por los anfitriones, seguidos de una agrupación de Andújar. A partir de ahí, fueron llegando el resto de participantes. Durante esta jornada, no faltaron las caras e incluso lágrimas de emoción, tras culminar esta peregrinación. Otros prefirieron terminar con cánticos.

Para hacer esta peregrinación, los trujillanos salieron de la ciudad el 11 de octubre por la mañana e hicieron noche en Logrosán.