Penitentes con la cruz en la comitiva del Cristo del Perdón. / JSP

Numeroso público arropa a las procesiones del Miércoles Santo

Las tres agrupaciones participantes atravesaron la plaza Mayor, con gran aceptación

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Vecinos y turistas tienen ganas de ver las procesiones de la ciudad y eso ayer se notó. Con una buena temperatura, numerosas personas, sobre todo, en la plaza Mayor, arroparon a las imágenes en las tres procesiones que se produjeron anoche. Cada comitiva contó con los correspondientes capuchones y mujeres vestidas de mantilla.

La primera en salir a la calle, sobre las nueve de la noche, fue la cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno, que fue desde del convento de San Pedro a la iglesia de San Martín. Como estaba previsto, se representó con el Nazareno, 'las tres caídas' en distintos puntos de recorrido. Asimismo, a la altura del palacio de los Duques de San Carlos, con este paso inclinado, La Verónica le mostró el pañuelo original del siglo XVII. Cerca de las once de la noche, los pasos de esta agrupación hicieron su entrada en el templo. Antes, en el atrio de San Martín, acompañados por la música de la banda, llevaron a cabo el acto de encuentro de las dos imágenes.

La Verónica, junto al Nazareno. / JSP

A las 21.30 horas, salió de la iglesia de Santa María el Cristo del Perdón, con una amplia comitiva. No faltaron las cruces penitenciales, además de otros enseres portados por nazarenos. Esta salida contó con una gran aceptación de público, tanto de vecinos, como de visitantes de la ciudad. El desfile procesional bajó por la calle Ballesteros.

Mientras hacía ese recorrido, salió el Cristo Cautivo del palacio de los Duques de SAn Carlos sobre las 22.10 horas, algo más tarde de lo previsto. Se trató del segundo desfile procesional de la noche en atravesar la plaza Mayor dirección la iglesia de San Francisco. El acompañamiento musical corrió a cargo de la banda de tambores del Santo Sepulcro.

El Cristo Cautivo atravesando la plaza Mayor

La última imagen en llegar a la plaza, por la calle Afuera, fue el Cristo del Perdón. En algunos tramos, los costaleros llevaron la imagen con llamativos pasos a ritmo de las marchas la agrupación musical de la formación. No faltaron los aplausos. Terminó en la iglesia de San Francisco.

El Cristo del Perdón atravesando la plaza Mayor / JSP