Integrantes del nuevo club en una de sus salidas / HOY

El nuevo club de escalada trabaja para disponer de un rocódromo en el antiguo silo

Ahora los entrenamientos se realizan en un lugar cercano a la iglesia de Santo Domingo, gracias a la cesión de un espacio con roca

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La ilusión de Antonio Murillo se une a las ganas hacer un deporte poco practicado, al menos, en la ciudad trujillana. Él es el presidente de la recién creada 'Asociación Club Escalada el Berrocal'. Se formalizó el 27 de septiembre de 2021 y ya pertenece a la Federación Extremeña de Montaña y Escalada. De este modo, ya se puede disponer de un seguro, junto a otros posibles beneficios. Además de hacer sus salidas a la roca, sus integrantes tienen entre manos gran proyecto, como es convertir una zona del antiguo silo, al lado del centro iNovo, en un rocódromo.

Este dirigente apunta que la verdadera afición nace en la primavera de 2021, cuando un amigo, durante un fin de semana, le mostró este deporte tanto a él como a otros compañeros y les enseñó algunas nociones básicas. «Ese día subí 40 metros y para mí fue único», señala. A partir de ahí, comenzaron a practicar la escalada deportiva, que no es demasiada complicada, previa la compra del material necesario. En las diferentes salidas comenzaron a unirse a otros aficionados trujillanos.

Con la práctica de esta modalidad deportiva de forma asidua, consideraron que era importante contar con un lugar cerca de casa para entrenar y prepararse. Reconoce que hay algunos espacios ya adaptados en el berrocal, pero no se adecuaban a sus necesidades. Tras buscar en distintos lugares, han conseguido que unos vecinos les cedan un sitio en los aledaños de la antigua iglesia de Santo Domingo con el fin de llevar a cabo sus entrenamientos de forma periódica y «sin dañar la roca». Para ello, lo han adecentado y adaptado.

Estos aficionados han dado un paso más. Se trata de la construcción de un rocódromo en un espacio del antiguo silo, gracias a la cesión realizada por el Ayuntamiento. Antonio Murillo apunta que se solicitó a la concejalía de Deporte un lugar de 15 metros de alto y al final, se decidió que lo mejor ese era ese espacio, que estaba sin utilizar.

Acuerdo

Al final, se acordó que la agrupación llevaría a cabo los trabajos necesarios para la adaptación de los distintos espacios, a cambio de que el Consistorio arreglase el techo, así como apoyase con el pago de materiales precisos. Así se ha hecho hasta ahora. Dentro de ese acuerdo, el nuevo club también debe ejecutar un pequeño rocódromo en el pabellón polideportivo de Huertas de Ánimas, para el público infantil, según apunta Antonio Murillo.

Los principales integrantes de la Asociación Club Escalada el Berrocal llevan trabajando varios meses para adaptar una zona del antiguo silo en un rocódromo, que cuente con diversas modalidades. El presidente de la entidad, Antonio Murillo, remarca que están poniendo mucho empeño en esta labor. Además, «el Ayuntamiento ha puesto la confianza en nosotros». Las primeras labores han sido el desmontaje de toda la maquinaria existente y la reutilización de algunos elementos. A partir de ahí se podrán adecuar diferentes espacios. Murillo sostiene que se cuenta con el asesoramiento y supervisión de un técnico deportivo y experto en la materia. De hecho, en su momento podrán homologar las instalaciones.

Si los trabajos avanzan como hasta ahora, la intención es que, en dos o tres meses, se pueda tener un lugar para determinados entrenamientos, aunque continúe la adaptación de otros lugares, como las galerías del silo.

Este responsable recuerda que la idea es que haya una zona 'boulder' para la práctica de una modalidad de escalada que se hace sin ayuda de ningún elemento, a no demasiada altura. Además, se pone un tipo de colchoneta para posibles caídas. No faltará una zona de altura, así como para pruebas de velocidad, incluso una tirolina. A los responsables les gustaría acometer otros proyectos en el exterior, como podría ser una vía ferrata, además de encuentros y salidas.

Trabajos de adaptación

Los principales integrantes de la nueva agrupación llevan trabajando varios meses trabajando con el fin de conta con varias zonas de escaldada dentro del antiguo silo. Su presidente remarca que están poniendo mucho empeño en esta labor. Además, «el Ayuntamiento ha puesto la confianza en nosotros».

Las primeras labores han sido el desmontaje de toda la maquinaria existente y la reutilización de algunos elementos. A partir de ahí, se podrán adecuar diferentes espacios. Murillo sostiene que se cuenta con el asesoramiento y supervisión de un técnico deportivo y experto en la materia. De hecho, en su momento, podrá homologar las instalaciones. Si los trabajos avanzan como hasta ahora, la intención es que, en dos o tres meses, se pueda tener un lugar para determinados entrenamientos, aunque continúe la adaptación de otros lugares, como las galerías del silo. Este responsable recuerda que la idea es que haya una zona 'boulder' para la práctica de una modalidad de escalada que se hace sin ayuda de ningún elemento, a no demasiada altura. Además, se pone un tipo de colchoneta para posibles caídas. No faltará una zona de altura, así como para pruebas de velocidad, incluso una tirolina.

A los responsables también les gustaría acometer otros proyectos en el exterior, como podría ser una vía ferrata, además de encuentros y salidas. «En un futuro también nos gustaría explorar bien la zona para crear turismo de escalada», añade este responsable