Inmortalizando el momento en el museo Jaime Jaraíz / JSP

El museo Jaime de Jaraíz, un sueño hecho realidad

Esta nueva propuesta cultural está ubicada en la iglesia de Santiago y se compone de unas 40 obras de arte

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El polifacético artista extremeño Jaime de Jaraíz dejó dicho a su familia que, si alguna vez tuviera un museo, además del que tiene en su localidad natal, le gustaría que estuviera en Trujillo. Consideraba que era un sitio ideal por su historia, además de ser una de las ciudades más visitadas de la región. También está la sede de la Real Academia de las Artes y las Letras, a la que perteneció.

Ese deseo se hizo realidad el pasado viernes. Sus obras ya se pueden apreciar en la iglesia de Santiago, cuyos orígenes datan del siglo XII, situada a las puertas del recinto amurallado de la ciudad.

Uno de los grandes responsables de ejecutar este sueño ha sido el hijo del artista y presidente de la Fundación Jaime de Jaraíz, Jaime Jaraíz Lozano. Con tono emocionado, resalta la gran colaboración que ha habido para que esta iniciativa haya llegado a buen puerto.

Pone de manifiesto la buena predisposición en todo momento tanto del Ayuntamiento, como de la Diputación de Cáceres, así como de la Junta. No obstante, destaca principalmente a una persona. «Todo esto ha sido posible gracias a quien fuera la presidenta de la institución provincial, Charo Cordero, que nos dio una subvención para ejecutar el museo». Jaraíz Lozano no se olvida de la Iglesia. De hecho, fue a hablar con el obispo de aquel momento para tener su visto bueno. «Se han unido todas las piezas y todas han encajado muy buen», señala.

Sin embargo, el proceso ha sido laborioso y se ha alargado en el tiempo. El hijo del artista recuerda que, en 2016, cuando se decidió celebrar el X aniversario de la muerte de su padre con diversas iniciativas, se comenzó ya a hablar de la posibilidad de crear un museo. Aunque surgió alguna otra ciudad para ubicarlo, al final se respetó el deseo de su padre. De hecho, considera que la iglesia trujillana de Santiago es idónea para el proyecto.

La mayor culpable del retaso para su la puesta en marcha ha sido la covid. Insiste en que no ha habido ningún problema con las instituciones. «Lo que ha habido ha sido un cariño increíble, no puedo estar más agradecido».

40 obras

El museo expone unas 40 obras. Además, posee hilo musical con composiciones del propio Jaime de Jaraíz. Todo ello se completa con textos y reflexiones tanto de este artista universal como de otros autores. Está dividido por etapas.

El recorrido comienza cuando era niño y miraba lo que había en su pueblo, hasta la reproducción de un cuadro de la Virgen de Fátima, que le llevó a ganar un premio y le brindó la oportunidad de estudiar Bellas Artes en Madrid. Según pasaron los años, Jaime de Jaraíz, que también era escultor, fue explorando otro tipo de texturas y técnicas. Ya, en los años 70, se pueden ver sus obras con su seña de identidad o estilo propio, llamado 'divisionismo cromático', que poco a poco fue evolucionando.

El visitante también verá obras de los años 80 y 90, cuando «vela las pinturas, sugiere lo que está pintando, pero no te lo muestra», apunta su hijo. También cuenta con retratos, así como dibujos hechos a bolígrafo y convertidos en auténticas obras de arte. La parte final de los años 90 y años 2000 juega con líneas. Igualmente se ve que jugó con temas digitales y es que tenía claro que había que innovar, apunta Lozano Jaraíz.

Algunas de las obras existentes han sido cedidas por la Asamblea de Extremadura y la Diputación cacereña. Sin embargo, no están todos los cuadros más emblemáticos del pintor, ya que se encuentran en manos de diferentes instituciones. Su hijo apunta que, según vaya teniendo éxito este museo, se pedirá la colaboración de esas entidades para que los cuadros estén en estas instalaciones y los puedan disfrutar todos los visitantes.

Ante la satisfacción por cumplir «algo más que un sueño», Jaraíz hijo opina que todo esto se consigue solo en Extremadura, por su sencillez y disposición.