Visita a la muestra de los dirigentes de la organización, junto al embajador de Ecuador / JSP

La muestra de artesanía iberoamericana de La Coria quiere ampliar sus fondos

La Fundación Xavier de Salas recibió este viernes nuevas obras de textil de manos del propio embajador de Ecuador, Andrés Vallejo, en un sencillo acto

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La muestra iberoamericana de artesanía de la Fundación Xavier de Salas ha dado un nuevo paso para ampliar esta colección y seguir siendo un referente nacional en la materia. Está situada en su sede, el convento de La Coria, en pleno casco histórico de la ciudad, con acceso gratuito.

Tras contar con varios centenares de piezas, la intención ahora es seguir creciendo tanto en cantidad, como en calidad. La idea es sumar elementos representativos de cada país. Para ello, se ha llamado a las puertas de las embajadas. «La primera en responder ha sido la de Ecuador». Así lo explicó este viernes Rafael Rivas, integrante de la fundación y experto en la materia. De hecho, fue director de artesanía del Ministerio de Industria.

Esa respuesta ecuatoriana se formalizó en Trujillo el viernes con la entrega, por parte de su embajador, Andrés Vallejo, de obras artesanales de textil, como una peculiar capa y una alforja, al presidente de la institución trujillana, Jaime de Salas.

Este diplomático explicó que son elementos de diferentes lugares de Ecuador, procedentes de comunidades indígenas que han mantenido durante toda su existencia esas habilidades y su manera de vida. Con esta entrega, Vallejo confía en que aumenten las relaciones entre la embajada ecuatoriana y la institución trujillana. Este diplomático también aprovechó este sencillo acto para resaltar la belleza de la ciudad. «Regresaré muchas más veces, ya que es una ciudad hermosa que tiene mucha historia para América. De hecho, aquí está la cuna de quienes fueron los conquistadores. Es fantástica por su historia, su valor y su hospitalidad», indicó.

De Salas reconoció que siempre se tiene puesta la vista hacia Iberoamérica. En este sentido, afirma que este tipo de elementos artesanales no solo tienen un valor intrínseco, sino también por la voluntad de hermanamiento. Con esta entrega, De Salas aprovechó para mostrar el convento de La Coria, así como esa exposición de artesanía. No faltó tampoco el paseo por las calles empedradas de la parte antigua.

21 países

Estas nuevas piezas ya forman parte de la amplia colección que la fundación Xavier de Salas puso en marcha en 2014. También es cierto que no todo está expuesto. Cuenta con piezas procedentes de 21 países y abarca los más diversos oficios y materiales. Hay desde cerámica, hasta instrumentos musicales, pasando por textil, además de típicos sombreros, junto a objetos de madera.

Rafael Rivas recuerda que, en un primer momento, la muestra ocupó una sola sala. Dos años después, se amplió con una segunda. Fuentes de la fundación recuerdan que, en su creación, intervinieron la Fundación Aideca, el Ayuntamiento de Trujillo, la Agencia Española de Cooperación Internacional, el Centro Extremeño de Estudios y Cooperación con Iberoamérica y la Diputación de Cáceres. Rivas no descarta que en un futuro se pueda poner en marcha otra sala, aunque reconoce que supone un desembolso importante. No obstante, material suficiente hay.

Este experto explica que, a lo largo de los años, estos fondos se han conseguido por el regalo de algunas personas o instituciones, así como gracias a la ayuda de diferentes entidades para la compra de piezas en ferias de diversos países. También se han donado colecciones, como la propia de Rivas.

Estas obras artesanales se completan con un importante fondo documental de más de 200 libros que forman una biblioteca especializadas sobre artesanía iberoamericana, así como unas 2.000 diapositivas de productos artesanales. Con todo ello, «tenemos quizá la mejor colección en la península de artesanía iberoamericana», señala este experto. Cree que puede estar al nivel del Museo de Artesanía Iberoamericana en La Orotava, en Canarias.