Malestar porque Ezequiel Pablos esté en la lista de vestigios de la dictadura

La calle Ezequiel Pablos, médico /JSP
La calle Ezequiel Pablos, médico / JSP

También hay sorpresa por la aparición del nombre de Julián García de Guadiana

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Indignación. Es lo que ha producido en distintos sectores de la población ver incluido el nombre de un alcalde de la localidad en el listado de vestigios relacionados con la dictadura y la Guerra Civil, solicitado por la Diputación de Cáceres a través del comité de Expertos de la Memoria Histórica. Se trata de Ezequiel Pablos. También ha habido sorpresa por la inclusión de Julián García de Guadiana.

El mayor enfado mostrado públicamente ha sido por el primero, que da nombre a una de las calles principales de Huertas de Ánimas en su condición de médico, como así se detalla la placa que luce la vía. Fuentes vecinales aseguran que este reconocimiento viene por su labor y no por su condición de político. «No es un símbolo franquista», añaden.

La presidenta de la Asociación de Vecinos de este núcleo de población, Ana María Sánchez, considera que esa indignación es generalizada. Recuerda que este nombre de la calle llegó a propuesta del colectivo vecinal y se ejecutó en los años 80, siendo alcalde Benigno Fernández. Detalla que Ezequiel Pablos fue «un hombre bueno», que ayudó a numerosas personas. «Fue el médico de los pobres». Sánchez insiste en que su único objetivo era ayudar a los demás. Ante la situación dada, «veremos qué respuesta damos a través de la asociación», añade. Benigno Fernández, quien fuera alcalde del PSOE, recuerda que ese nombramiento se hizo por unanimidad.

La familia de Ezequiel Pablos

La familia de Ezequiel Pablos también ha querido transmitir su malestar, a través de un escrito como respuesta a ese listado. Insiste en que ese reconocimiento llegó en plena democracia por su trabajo y su «gran humanidad con todos». Su objetivo fue «servir a su pueblo». Apunta en este escrito que además de médico, con atenciones a cualquier hora del día y a cualquier persona, ejerció como cronista e, incluso, como guía turístico.

Otras fuentes vecinales, aunque en menor medida, también han mostrado su extrañeza con la inclusión de Julián García de Guadiana, que da nombre al campo de fútbol municipal. Recuerdan que fue una persona que se entregó por la ciudad y que, entre otros proyectos, promovió la construcción de ese campo de fútbol. «Puso su dinero y su tiempo al servicio de la ciudad», señalan. También promovió otras obras importantes, como la avenida Reina María Cristina y la restauración de la iglesia de Santa María, añaden.

Ahora, la Diputación tiene la última palabra de si obliga al Ayuntamiento a retirar o no estos nombres, haciendo cumplir la Ley de Memoria Histórica, apuntan fuentes municipales.