La Magdalena, a su paso por la calle Encarnación dirección San Francisco, ayer. / JSP

La lluvia trastoca los planes de La Oración en el Huerto y la Magdalena, aunque al final hay procesión

También hubo encuentro de las dos imágenes en la puerta de la iglesia de San Francisco

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La lluvia provocó que no se pudiese seguir el guion previsto. Se trató de la procesión de este Martes Santo, protagonizada por la cofradía La Oración en el Huerto y María Magdalena. Debido a ese mal tiempo, los participantes de esta comitiva, siguiendo las directrices de su presidente, esperaron hasta que dejó de llover. Tras momentos de incertidumbre, al final, La Magdalena, cargada por mujeres, salió en procesión desde la iglesia de la Merced minutos antes de las diez de la noche, casi una hora más tarde del horario previsto. Estuvo acompañada por la banda de tambores del Santo Sepulcro.

Este desfile procesional siguió un recorrido algo más corto del fijado inicialmente, ya que fue por la calle Encarnación dirección calle Sola. En este punto, se puso delante de la comitiva la banda de tambores de esta agrupación para llegar a la iglesia de San Francisco. Esa procesión estuvo cerrada por diferentes autoridades municipales, así como integrantes de la Junta de Cofradía, además del sacerdote José Conde, junto a algunos devotos.

Debido a la continua lluvia, en un principio, la imagen de La Oración en el Huerto no iba a participar en la procesión. Sin embargo, como mejoró el tiempo, a última hora se decidió que este paso, cargado por los costaleros, saliera de la iglesia, para esperar a La Magdalena a su llegada al templo. Justo delante de la puerta, ante decenas de personas, simbolizaron su tradicional encuentro. Seguidamente, entraron los dos pasos en la iglesia.

Estas dos imágenes volverán a participar en la Semana Santa trujillana en la procesión del Jueves Santo.