Borrar
La lluvia no puede con el canto himno Salve en la plaza Mayor

La lluvia no puede con el canto himno Salve en la plaza Mayor

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 3 de septiembre 2023, 09:44

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Y al final salió y paró de llover. Ese fue uno de los comentarios que se escucharon, tras el canto himno Salve celebrado ayer en la plaza Mayor. En esta ocasión, ese acto emotivo y esperado por cientos de trujillanos estuvo protagonizado por la lluvia. Cuando se acercaba ese momento, comenzó a llover, primero de forma tímida y después, de forma más intensa. Este hecho hizo que los ciudadanos se tuvieran que resguardar en los soportales de la plaza, en la propia iglesia o en los paraguas. Otros se tuvieron que mojar esperando a que la Patrona saliera de la iglesia.

Ya, el párroco, Juan Carlos Milla, afirmó a este diario, días atrás, que la intención era que si llovía para la Salve, se esperaría hasta que se viese la oportunidad de salir con la Virgen y así se hizo, tras la celebración de la novena. Sobre las 22.40 horas, este sacerdote se dirigió al público asistente en la iglesia para afirmar que, como la imagen de la Virgen de la Victoria es de piedra, iba a salir como cada año a la explanada del atrio de San Martín, para cantar ese himno Salve, a pesar de la lluvia. Ese mensaje fue recibido con aplausos.

La plaza, minutos antes de cantar la Salve.

Ante este hecho, poco a poco se fue desalojando la iglesia y poco a poco, con paraguas en mano, se fue llenando, de nuevo, la plaza Mayor para vivir con emoción y fervor ese momento. La banda de música de Trujillo Antonio Flores volvió a participar en este acto. En esta ocasión, su directora, Montserrat Calero, con cara de emoción y concentración, fue la encargada de dirigir tanto a la agrupación, como a los cientos de trujillanos en ese acto.

La imagen de Patrona, bajo los aplausos de los asistentes y ya con una tímida lluvia, se situó en ese atrio del templo para que los trujillanos unieran sus voces en ese himno Salve. Ya, una vez finalizado, el agua había desaparecido. Con los sones del himno nacional, volvió al templo y, de nuevo, bajo una fuerte ovación. Trujillo, de nuevo, volvió a cantar ese himno Salve, con más devoción y emoción, aún más si cabe. La lluvia no pudo con esta tradición.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios