La lluvia apareció anoche al final de las dos procesiones

Nuestra Señora de la Soledad detenida unos minutos en los arcos de la calle Sillerías, por la lluvia, anoche /
Nuestra Señora de la Soledad detenida unos minutos en los arcos de la calle Sillerías, por la lluvia, anoche

Nuestra Señora de la Soledad se tuvo que resguardar unos minutos en los arcos de la calle Sillerías

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La lluvia, al final, hizo su aparición en el último tramo de las dos procesiones de anoche. No obstante, se pudieron celebrar.

La primera en salir fue la magna de los Pasos, organizada por la Junta de Cofradías. Tuvo una buena aceptación de público. Transcurrió según lo previsto. A las nueve de la noche, comenzaron a desfilar desde la iglesia de San Francisco, las imágenes del Cristo Amarrado a la Columna, el Cautivo y Nuestra Señora de la Soledad de los Antiguos Cruzados Eucarísticos. A la altura de Los Hermanos, se incorporaron en la cabeza de la comitiva La Oración en el Huerto y María Magdalena. A partir de ahí, continúo el desfile procesional por las calles principales de la ciudad.

Lo llamativo fue cuando, casi al final el recorrido, comenzó a llover. Ante este hecho, Nuestra Señora de la Soledad se quedó unos minutos resguardada en el arco de Sillerías, justo antes de entrar en la plaza Mayor. Seguidamente, aceleró el paso y se dirigió a San Francisco sin dar la habitual vuelta al pilar. Al resto de imágenes les cogió la lluvia ya en el último tramo del recorrido y fueron dirctamente a San Francisco.

La otra procesión fue 'Hacia el Calvario', protagonizada por el Nazareno y la Soledad de San Pedro. Salió según lo previsto. Fue por la parte antigua de la ciudad y bajó por la calle Arquillo para atravesar la plaza Mayor y dirigerse al monasterio de San Pedro. La lluvia no impidió que hiciera el recorrido planeado. De este modo, esta cofradía ha terminado su particular Semana Santa.