Una de las terapias en el centro trujillano de Aspace Cáceres / hoy

«Ya juega con los juguetes y con otros niños, también te señala»

El servicio de atención temprana del centro de Trujillo de Aspace Cáceres atiende a 35 menores de cero a seis años derivados por el Sepad

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Vanesa Pablos y su hijo Quique, de cuatro años, han llegado al centro junto a Antonio Fernández y su hijo Marcelo, de casi dos años y medio. Estas familias provienen de Miajadas. Mientras estos pequeños trabajan, un día más, en sus terapeutas, sus padres muestran, con cara de emoción, su alegría al ver los avances de sus hijos. No obstante, reconocen que todo no han sido alegrías. De hecho, Vanesa asegura que, en un primer momento, fue un shock en el que ha habido que pasar por un proceso de duelo. «Al principio cuesta asimilarlo», remarca Antonio.

Quique y Marcelo son beneficiarios de un servicio no siempre conocido, como es el de atención temprana en el centro trujillano de Aspace Cáceres, que atiende en la actualidad a un total de 35 pequeños. Llegan de las comarcas de Montánchez, Miajadas, Villuercas y, como no, de Trujillo. Son derivados a través del SEPAD tras detectarles un problema. Una de las profesionales, la fisioterapeuta María Beato, recuerda que de esta prestación se benefician pequeños de 0 a 6 años que presentan un signo de alarma en su desarrollo, por diferentes circunstancias. Beato insiste en que ese pequeño puede tener discapacidad o no.

Pablos y Fernández recuerdan que llegaron al centro trujillano, previa derivación del SEPAD y tras acudir previamente a su pediatra. Veían que las cosas no iban bien. En el caso de Quique, al cumplir los dos años, se produjo una regresión, perdiendo cosas que ya había adquirido. «Quique no miraba, no jugaba, no señalaba». Ya, en Aspace, «llegamos desorientados, preguntándonos qué va a ser de mi hijo», explica esta madre. Esa incertidumbre ahora se ha convertido en satisfacción por los avances conseguidos. Con los ojos empeñados por la emoción, apunta que para su hijo son grandes progresos. Quique tiene un retraso global en el neurodesarrollo, pero no tiene un diagnóstico definido. Para Vasena el principal objetivo es la felicidad de este menor y su autonomía.

Quique en la terapia con una de las profesionales

Antonio explica que se dieron cuenta de que su hijo, tras la época estival, no se relacionaba con otros niños en la guardería. Pensaban que le faltaba adaptación. Con el paso del tiempo, vieron que no avanzaba ni hablaba como un menor a su edad. A partir de ahí, mediante la pediatra y el SEPAD, llegaron al centro trujillano. «Nos lo explicaron todo muy bien porque no sabes a lo que vienes». Este padre resalta que «ya no es el Marcelo de antes, ya juega con los juguetes y con otros niños, también te señala o baila. Se notan los avances». Marcelo tiene un retraso del lenguaje.

Etiquetas

La directora del centro, Pilar Mayoral, matiza que no son partidarios del sobrediagnóstico en edades muy tempranas. Más allá de las posibles etiquetas, se trabaja en la dificultades existentes o signos de alarma.

El servicio de atención temprana de Aspace Cáceres en Trujillo está compuesto por una fisioterapeuta, tres logopedas, un psicóloga y cinco terapeutas ocupacionales. Tanto Mayoral como Beato matizan que, además de tener la titulación del perfil profesional, es necesario poseer formación específica de atención temprana y desarrollo infantil.

La directora apunta que lo primero que se hace es un proceso de acogida para ofrecer todo tipo de explicaciones e información. «Trabajamos desde el enfoque centrado en la familia, con una visión interdisciplinar de trabajo y del equipo». También apunta que los objetivos que se pretenden conseguir se consensúan con las familias, que pueden entrar en las sesiones. Así pueden adquirir recursos para su día a día.

Estimulación

María Beato insiste en que la base de todo es la estimulación, utilizando como herramienta el juego. Asimismo, recuerda que se aborda al niño como un todo y se trabaja todas las áreas de su desarrollo. En esta labor, utilizan diferentes elementos para conseguir los objetivos, como pueden ser adaptaciones. Una de ellas son los dispositivos de comunicación aumentativa o alternativa. Estas profesionales, asimismo, remarcan que se está en continua coordinación con centros educativos, pediatras, así como otros especialistas y profesionales.

Beato apunta que, en la actualidad, la atención temprana está evolucionando a ese modelo centrado en la familia. Con esa idea, se está tendiendo a que esa intervención se lleve al medio natural del niño, como puede ser el domicilio, que es donde aparecen las dificultades. Con esa intención, Aspace Cáceres ha iniciado el proyecto 'Acercando Terapia', como proyecto piloto. Esa labor se complementa también con las terapias en el centro.

Con toda esta labor, tanto Vanesa como Antonio aseguran que, con estas profesionales, están como en familia, ya que tienen cercanía y la confianza para solucionar cualquier inconveniente. «En muchas ocasiones, no sabemos realmente lo que tenemos», señala este padre destacando tanto este servicio de atención temprana, como sus profesionales.