La Virgen de la Victoria situada en la iglesia de San Martín. / HOY

La imagen de la Patrona, ubicada en San Martín, pasa por el taller para su restauración

Se trata de una talla de principios del siglo XX, policromada, ubicada en la iglesia de San Martín

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La Hermandad Virgen de la Victoria termina el 2021 y comienza 2022 con proyectos relacionados con restauración. Uno de ellos son las mejoras previstas a la imagen de la Patrona, que suele estar situada en la iglesia de San Martín y que data de principios del siglo XX. Fue donada por una devota de Madroñera, según explica el presidente de la entidad, Javier Diz.

Se trata de una talla de madera, policromada y que salía en procesión hasta los años 60. A partir de ese año, se comenzó a utilizar la actual imagen pétrea que está en el castillo, siendo sacerdote Don Ramón Nuñez, hijo adoptivo de la ciudad.

La idea es recuperar las pinturas, así como los desperfectos que tiene la propia composición escultórica. «No está demasiado mal pero se necesitan arreglar algunos desperfectos», apunta Diz. La idea es, igualmente, restaurar las coronas tanto de la Virgen, como del Niño, mediante la limpieza y lacrado, además del arreglo de posibles desperfectos. Hecho este trabajo, la intención es que se vuelva a situar en el lado izquierdo del presbiterio en San Martín. En los últimos años estaba en la sacristía, según el dirigente de la hermandad.

Copia 3D

Más allá de esta labor, desde esta institución se quiere sacar una copia en 3D de la imagen de la Virgen pétrea de la alcazaba. Una vez se tenga ese diseño, las pretensiones son mayores. Si la economía lo permitiera, al presidente no solo le gustaría tener una imagen digitalizada, sino también tener una imagen física en piedra, madera u otro material. En la actualidad no se tiene ninguna otra imagen de estas características, al menos, en propiedad de la hermandad. Diz considera que estaría bien disponer de otra, por si en algún momento hay que restaurar la actual, que poco a poco se va deteriorando o por cualquier otro problema.

Remarca que la única que se tiene es en un formato pequeño, realizada en hormigón. Es la que suele salir en la procesión con el público infantil en las fiestas.

Junto a estas acciones, la Patrona ya luce la corona más antigua que tiene, después de ser restaurada. De este modo, la que tenía de plata, realizada sobre 2010, ha sido llevada a un taller especializado para su limpieza. Una vez que se lleve a cabo este trabajo, la Virgen de la Victoria volverá a portarla en sustitución de la más antigua, que se quedará para determinados momentos, añade.

Además de estas dos coronas, cuanta con otra, que es la más preciada y que luce solo en los grandes eventos.