La Guardia Civil de Trujillo investiga a un hombre por un supuesto delito de maltrato animal

La Guardia Civil de Trujillo investiga a un hombre por un supuesto delito de maltrato animal

Los agentes comprobaron la mala situación de varios ejemples equinos en una finca en Santa Ana

REDACCIÓN HOY TRUJILLO
REDACCIÓN HOY TRUJILLO

Agentes de la Guardia Civil, pertenececientes al SEPRONA de Trujillo, han investigado a un hombre por un supuesto delito de maltrato animal, por omitir sus obligaciones relativas al cuidado, atención y mantenimiento de los equinos de su propiedad. Estos animales se encontraban desnutridos, lo que condujo a la muerte de uno de ellos, según informa la propia Guardia Civil en una nota de prensa.

Los agentes tuvieron conocimiento el 27 de enero «de las pésimas condiciones en las que se encontraban varios ejemplares equinos en la finca situada en el término municipal de Santa Ana». Por tanto, visitaron la explotación y comprobaron «el deplorable estado de manutención y dejadez de tres animales de la especie equina, verificando además, la precariedad de las instalaciones donde se hallaban recluidos, sin reunir la condiciones higiénico-sanitarias exigibles a los animales de esa raza y especie», apuntan en este escrito. Uno de los potros se encontraba en estado crítico, con síntomas evidentes de anemia y debilidad.

Ante esta situación, la Guardia Civil se puso en contacto con la Asociación 'El Burrito', para que se hicieran cargo de los animales. De hecho, fueron trasladados al Centro Hípico de Portaje (Cáceres), donde fueron atendidos por un facultativo veterinario.

Con respecto al potro que peor estado físico presentaba, fue llevado al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Extremadura en Cáceres, donde finalmente falleció debido a una inanición severa, añade la nota.

Ante esta situación, la Guardia Civil procedió a investigar al titular de la explotación, por un supuesto delito de maltrato animal, con el agravante de que ya había sido advertido en varias ocasiones por agentes del SEPRONA, acerca de sus deberes inherentes de cuidado, atención veterinaria y la obligación de proporcionarles alimento y agua, haciendo caso omiso a dichas advertencias, se remarca desde la Guardia Civil.