Cándido Fernández, nuevo presidente de Cruz Roja Trujillo

Cándido Fernández, cargando alimentos /JSP
Cándido Fernández, cargando alimentos / JSP

Entre sus objetivos, está llegar a los colectivos sociales con la formación de primeros auxilios para saber qué hacer en determinadas emergencias

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La asamblea local de Cruz Roja Trujillo cuenta con nuevo presidente. Se trata de Cándido Fernández, un voluntario que lleva trabajando en la institución desde hace algo más de siete años. En su momento, fue concejal en el Ayuntamiento trujillano. Su candidatura fue la única que se presentó en la renovación del cargo en la entidad y contó con todo el apoyo del comité. «Ese apoyo de los compañeros ha hecho posible que diera el paso», señala. Además, reconoce que tiene tiempo para dedicarlo a esta nueva faceta.

Fernández recuerda que entró, en un principio, en Cruz Roja con el fin de rellenar su tiempo libre y de poder ayudar a personas que lo necesitasen. Con el paso de los años, se fue 'enganchando' a esta labor. También destaca que no ha parado de formarse en diferentes áreas, como salud y socorro y en intervención social. Durante este tiempo, ha trabajado diferentes tareas, desde los preventivos hasta la entrega de alimentos o asesoramiento. Por tanto, a la hora de liderar la asamblea local, no lo ha tenido difícil porque conocía su funcionamiento. «Casi hacía ya las funciones. Conozco todos los trámites», señala.

Aunque la agrupación de Cruz Roja de Trujillo cuenta con casi un centenar de personas, «funcionando al cien por cien, dentro de sus limitaciones, hay cerca de 20 voluntarios», sostiene Fernández. Entre todos ellos, mantienen los diferentes servicios, como son el de socorro y emergencia, con los preventivos, el de juventud, con el que se intenta inculcar una serie de valores a los jóvenes, así como el de intervención social. Fernández no se olvida de la prestación de la formación.

El nuevo dirigente se ha marcado, como uno de los objetivos, el intentar que se visibilice aún más la labor que se hace desde esta entidad. Cándido Fernández señala que lo que más se ve son los preventivos, con las ambulancias. Sin embargo, existe un trabajo «callado» muy importante, en muchos casos con personas con pocos recursos.

También se quiere llegar a los colectivos sociales con la formación de primeros auxilios para saber qué hacer en determinadas emergencias, como pueden ser golpes de calor o incluso mareos. Matiza que no se pretende sustituir a los sanitarios, sino actuar de una forma adecuadas en determinadas situaciones. Para ello, se ofrecerán talleres y sesiones informativas. Este responsable apunta que este tipo de iniciativas son demandadas en pequeñas poblaciones en las que durante una parte del día no hay médicos. «Gracias a este asesoramiento, se han solventado ya casos graves», apunta.

Otra de las ideas es intentar llegar a los mayores para que se conviertan en voluntarios de Cruz Roja, ya que suelen disponer de tiempo libre. «Cada uno puede prestar la ayuda que pueda o quiera», sostiene. El fin último es atender a las personas que más lo necesitan con esa labor desinteresada. Ejemplo de ello es el reparto de alimentos que se hace una vez al mes. En la actualidad, se da ese auxilio a unas 20 familias de diferentes poblaciones. Otro de los proyectos que sigue en marcha es el ropero solidario, aunque «hay que darlo una vuelta», porque no toda la ropa que se recibe está en buenas condiciones. Quizá, lo que más se demanda es ropa de niño y jóvenes.

Todas estas iniciativas se unen a los campamentos para niños de familias con pocos recursos, también llamados Espacios Educativos Saludables. Cándido Fernández señala que, además de contar con diversas iniciativas, los participantes reciben un desayuno y una comida con un menú saludable. «Se inculca a los pequeños los hábitos saludables». Una de las ideas es que, analizada las necesidades de estas familias, se pueda impartir un apoyo escolar una vez que comience el curso con una merienda incluida. Antes de poner en marcha este servicio, se debe contar con un grupo de voluntarios, añade.