Alberto Sánchez Vargas irá a la fase nacional del Concurso Hispanoamericano de Ortografía

El joven con uno de sus últimos libros leídos./JSP
El joven con uno de sus últimos libros leídos. / JSP

«Creo que es importante transmitir la pasión por conocer nuevas cosas», señala este estudiante

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Su gran pasión son las ciencias, los números y las fórmulas. Entre sus aficiones está leer, escribir y los deportes, concretamente, jugar al baloncesto. Su libro favorito es '1984' de George Orwell. Se considera un chico normal, más allá de su entusiasmo por aprender. Así es Alberto Sánchez Vargas, un joven de 17 años con facilidad de palabra y con las ideas claras. Este estudiante del IES Turgalium se ha clasificado para la fase nacional del Concurso Hispanoamericano de Ortografía.

Este hecho se debe al obtener el primer premio de la XIII edición regional de este certamen, organizado por la Junta de Extremadura. Tuvo lugar en Mérida el 16 de noviembre. Hace unos días, se dieron a conocer los resultados. Este galardón está dotado con 1.000 euros.

Alberto recuerda que ya estuvo en este concurso cuando estaba en Educación Secundaria. Su intención era volver a participar. Por ello, cuando vio la convocatoria, le pidió a sus profesores que le apuntaran. En primer lugar, tuvo que realiza una prueba en su instituto. No tuvo problemas de pasarla.

Preparación

Para hacer la prueba del concurso regional, estuvo un tiempo preparándose por su cuenta revisando exámenes de otras ediciones. También repasó de forma concienzuda las reglas de la Real Academia de la Lengua. «Se sacan ciertos matices que no siempre sabemos utilizar», detalla. Asimismo contó con la ayuda de su profesora Isabel Martín. A pesar de conseguir este premio, considera que fue complicado. «Había palabras que no las había escuchado nunca».

Este joven apunta que quedar el primero del certamen ha supuesto una alegría tanto para sus padres, como para sus amigos. «Siempre tuve mensajes optimistas e, incluso, algunos compañeros me decían que lo hiciera por el nombre del instituto», explica.

Reconoce que desde pequeño le ha atraído la lectura y la escritura. Hace dos años, ganó un certamen de microrrelatos en Trujillo.

Sistema educativo

Cuenta con un buen expediente académico. Sin embargo, ante la pregunta de si le gusta estudiar, la repuesta es contundente. «Creo que está mal planteada, porque en un sistema educativo como el nuestro, estudiar no te puede gustar, porque es aprenderte los conceptos de memoria para vomitarlos en un papel». Con esta afirmación, asevera: «el conocimiento si me gusta y creo que es importante transmitir la pasión por conocer nuevas cosas, por aprender en general».

Ante esta circunstancia, no duda de que cambiaría la forma de dar las clases. Insiste en que, en muchas ocasiones, hay personas que están en bachillerato aprobando todo y con un nivel cultural bajo. «Lo único que sabes es hacer un modelo de examen cerrado, pero no te enseña a formarte como persona, a aprender una serie de valores y a tener un gusto y una pasión por saber». Insiste en que si se fomenta esa pasión por los libros en las aulas, no sería extraño que un alumno le guste leer, los números y la ortografía.

 

Fotos

Vídeos