Borrar
Hernando de Orellana Pizarro, el autor y Manuel García Cienfuegos J. S. P.

Adolfo García enseña momentos únicos de la ciudad en una exposición

Está situada en el palacio de los Barrantes Cervantes, que también ha editado un libro con el trabajo de este fotógrafo del trujillano

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 21 de mayo 2024, 09:19

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al trujillano Adolfo García le gusta hablar más a través de sus instantáneas. Resguardado siempre detrás de una cámara e intentando pasar desapercibido, en los últimos días ha copado el protagonismo. Se debe a la exposición fotográfica que ha puesto en marcha con el apoyo de la Fundación Obra Pía de los Pizarro y que se puede ver en el palacio de los Barrantes Cervantes hasta el 16 de junio. Adolfo, persona muy querida en la ciudad, estuvo arropado por numerosas personas en el acto de inauguración de la muestra. No faltaron familiares cercanos y amigos.

La exposición resume sus últimos años de su larga trayectoria fotográfica. De hecho, recuerda que en este mundo comenzó cuando tenía 16 años, con una cámara Kodak automática. Desde ese momento, siempre ha estado ligado a la fotografía, inmortalizando momentos característicos de Trujillo, como la Semana Santa, el Chíviri o diferentes actos de las fiestas patronales.

También ha sabido aunar su gran conocimiento y amor por la ciudad trujillana, con esa pasión por la fotografía, todo ello unido a grandes dosis de paciencia. El resultado ha sido un amplio archivo realizado a lo largo de los años, «con la única pretensión de la satisfacción personal de recoger momentos únicos». Para ello, insiste en que ha necesitado mucho trabajo de campo y mucha dedicación. Gracias a ello, ha plasmado instantes irrepetibles de la ciudad en diferentes épocas del año, incluso, en distintos momentos del día con luces llamativas. Reconoce que, a veces, le ha tocado levantarse de madrugada o salir rápidamente para captar ese momento o, incluso, adelantarse a lo que podía pasar para inmortalizar una luz, una sombra, un arcoíris o una niebla especial cubriendo algún monumento del municipio, en un punto estratégico.

Muestra y libro

Ahora, esta nueva exposición, titulada titulada 'Trujillo, alma y luz', incluye 58 instantáneas de ese gran y llamativo repertorio. Además, cuenta con un pequeño apartado sobre la Semana Santa y el Cristo del Perdón, en homenaje a Manuel Tercero Cancho, ya fallecido. Con ese título, también se ha publicado un libro con algunas de estas fotografías, así como otras. «Esta publicación es un regalo de Reyes porque hubiese sido impensable hacerlo por mí mismo», remarca el autor. Ha sido editado por el Palacio de los Barrantes Cervantes y ha contado con el apoyo de su equipo técnico para hacer la selección de unas 80 instantáneas. Además, posee textos de Manuel García Cienfuegos.

El fotógrafo trujillano insiste en que una de sus ventajas es que la experiencia acumulada a lo largo de los años le hacen ver las cosas de diferente manera a un visitante que hace un reportaje en uno o varios días. «Estas fotografías están hechas en un momento, pero detrás hay una experiencia, un conocimiento, el saber de cada rincón de Trujillo. Lo uno te lleva a lo otro y se complementa». Asimismo, matiza que, aunque toda imagen digital «lleva un revelado de contraste, saturación y luces, no hay ninguna manipulación sobre la fotografía hecha».

En Facebook

García suele dar a conocer algunos de sus trabajos a través de su perfil de Facebook, con numerosos seguidores. De hecho, reconoce que ese seguimiento le ha impulsado a intentar superarse cada día para conseguir instantáneas que fueran diferentes y no vistas. Sin embargo, no ha sido amigo de hacer exposiciones. De hecho, el presidente de la fundación trujillana, Hernando de Orellana-Pizarro, ya le ofreció en más de una ocasión esta posibilidad.

Ahora, ha aceptado ese ofrecimiento sobre todo por una circunstancia especial. Y es que termina una etapa importante de su vida, como es la laboral. Con la voz entrecortada por la emoción, explica que es una forma de «dar las gracias a la vida, que creo que me ha dado más de lo que necesitaba». Por esa misma razón, el dinero que se consiga con la venta de las fotografías de la muestra se destinará a Cáritas. Eso sí, matiza que no se jubila de las fotos. «Siempre que tenga huecos, saldré a disfrutar de momentos, porque Trujillo es único».

La exposición podrá visitarse hasta el 16 de junio, de jueves a sábado de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 horas a 20.00 horas. Los domingos solo se abre por la mañana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios