Agustín Ruiz, uno de los afectados, junto a Luis Cortés. / JSP

16 ganaderos de la zona reclaman en un juicio 60.000 euros a Agroseguro

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Un juicio de cerca de seis horas, con una demanda de más de mil folios y con 62 documentos. Son algunos de los números del proceso judicial celebrado ayer en el juzgado número 1 de Trujillo, que tiene como protagonistas a 16 ganaderos de esta zona. Coordinados por la organización agraria La Unión, han hecho una reclamación económica a Agroseguro por indemnizaciones que consideran que no estaban bien concedidas vinculadas a seguros de sequía en pasto. Esa demanda asciende a 60.000 euros.

El secretario general de esta entidad agraria, Luis Cortés, explica que el origen de esta situación nace en otoño de 2018 y, sobre todo, en la primavera de 2019, cuando ganaderos hacen un seguro de sequía en pasto a través de Agroseguro. Se dio el hecho de que esa primavera de 2019 fue la más seca de este siglo. Para la sorpresa de la organización, cuando salieron los datos de la entidad aseguradora, esa sequía fue de poca intensidad. Por ello, las indemnizaciones que dieron eran pequeñas. «No llegaban a indemnizar las primas que los ganaderos habíamos pagado», explica este representante.

Ante esta situación, se pusieron en contacto con la Universidad de Valladolid, que cuenta con un laboratorio de teledetección para llevar la medición del seguro de sequía en pastos. Matiza que esa medición se hace mediante unas fotografías a través de un satélite, que ofrece el índice de vegetación. Para su sorpresa, le dijeron que ya no hacían esa labor, puesto que se lo habían dado a una empresa privada.

Tras las reclamaciones oportunas, al final, esta situación ha terminado en el juicio que se produjo ayer. Cortés apunta que se reclama la parte de la indemnización que no ha sido abonada por el daño real que se tuvo. Para ello, se han presentado informes de diversas administraciones.

El juicio en la ciudad trujillana no será el único. La intención de La Unión es que se celebren en distintas partes de la región ya que hay 200 afectados por este mismo problema. La cuantía total demandada ronda entre los 800.000 y el millón de euros, en relación a los estudios hechos.