Participantes en la recogida de maaterial sanitario / HOY

El Francisco de Orellana recoge material escolar para inmigrantes

Además de esas donaciones, se ha intentado concienciar al alumnado de la situación de otros menores

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La pandemia ha provocado que muchas de las actividades que se hacían en los centros educativos se parasen. Con la mejoría de la crisis sanitaria, parece que se vuelve a una cierta normalidad y, con ello, a realizar nuevas propuestas, tras casi dos años de ausencia. Así lo ha hecho la comunidad educativa del instituto Francisco de Orellana. En los últimos días, se ha sumado a una campaña solidaria promovida por la Secretaría General de Educación, con motivo del Día Escolar de la Solidaridad con los países empobrecidos.

La propuesta principal ha consistido en la recogida de material escolar para entregárselo a la asociación 'Sonrisas en Acción', que los repartirá a menores inmigrantes de Extremadura. La educadora social Laly Cerro resalta la gran participación que ha habido, desde los padres y alumnado hasta el profesorado y personal no docente. Tal es así que se han recogido diez cajas llenas de diferentes objetos.

Matiza que, para que no se repitiesen los mismos productos, los primeros cursos han llevado elementos que se pueden meter en un estuche, así como el propio estuche. Los cursos medianos han aportado cosas que van en las carteras y los más mayores, junto a los ciclos formativos, han dado complementos, como pueden ser compás o reglas, entre otros muchos. Además, para incentivar la participación de los estudiantes se ha llevado a cabo un certamen premiando a la clase más solidaria.

Junto a esas donaciones, se ha tenido la posibilidad de participar en una videoconferencia en la que la presidenta de la oenegé, Patricia Sierra Solís, contaba su labor en los campos de refugiados de países en conflicto, como Siria.

Concienciación

Cerro señala que, con este tipo de iniciativas, lo que se ha pretendido es concienciar y sensibilizar sobre la situación en la que viven muchos menores inmersos en la pobreza y en el hambre. También se han visto la desigualdad en el desarrollo económico y social. «Los chavales han sido conocedores de que, en otros países, hay personas que no tienen la misma condiciones económicas, sociales y culturales».

Todo ello ha sido enmarcado dentro del programa 'Educación de futuro ciudadano' que tiene el centro. La educadora social sostiene que, dentro de las propuestas que llegan al centro, considera que estas alternativas son interesantes porque se podía trabajar la solidaridad, a través de esa sensibilización.