Las fiestas patronales se fijan a partir del primer domingo de septiembre

Subida de la Virgen de la Victoria al castillo, en las fiestas patronales /JSP
Subida de la Virgen de la Victoria al castillo, en las fiestas patronales / JSP

Diz pide a quienes cumplen sus bodas de plata y de oro que lo comuniquen para hacerles el tradicional homenaje, porque la ley impide acceder a sus datos

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Esta edición de las fiestas patronales de Trujillo no son aptas para despistados. Al menos, eso se deduce teniendo en cuenta las preguntas que llegan desde diferentes puntos sobre la fecha de esa programación festiva. Se debe a que el calendario ha querido ser caprichoso y que el fin de semana grande caiga el 31 de agosto y 1 de septiembre. El presidente de la Hermandad Virgen de la Victoria, Javier Diz, recuerda que la fiesta mayor siempre coincide con el primer domingo de septiembre. Por tanto, el canto de la Salve que reúne a miles de personas en la plaza Mayor es el sábado antes, uno de los días más intensos. «Así se fijó hace ya tiempo», detalla.

Reconoce que ha tenido que aclarar en más de una ocasión esta circunstancia porque vecinos y emigrantes dudaban. Fuentes municipales también detallan que ha habido preguntas al respecto. Diz sostiene igualmente que, en alguna ocasión puntual, se ha tenido que cambiar esa fecha porque coincidía con algún evento vinculado al Ayuntamiento. A propuesta del propio equipo de Gobierno de ese momento, se hizo esa modificación. Más allá de ese hecho, la fecha está fijada, añade.

El concejal de Cultura y Festejos, Enrique Borrega, explica que están trabajando contra reloj, puesto que no hay demasiado tiempo para preparar toda la programación festiva. Por ello, agradece al personal de su área por su disposición a la hora del diseño de esta programación. Ya desde que entró el nuevo equipo de Gobierno se dijo que los diferentes eventos, como pueden ser los espectáculos, se iban a gestionar directamente desde el Ayuntamiento. Por ahora, no ha trascendido si va a haber cambios significativos en la programación. Lo que sí se ha manifestado es la intención era recuperar la esencia de estas fiestas.

Protección de datos

El presidente de la hermandad sostiene que para su entidad no ha sido un problema que este año caigan tan pronto en el calendario, porque ya estaba previsto. Sin embargo, se han encontrado con otro problema. Debido la ley de protección de datos, no disponen, como era habitual en otras ocasiones, del listado de matrimonios que conmemoran sus bodas de plata y de oro en 2019. Ante este hecho, piden la participación de estas parejas para llevar a cabo el tradicional homenaje que se hace coincidiendo con esta conmemoración tan especial. Será el 24 de agosto. Para ello, deben informar su asistencia. «Sería una pena que perdiéramos esta celebración», señala Diz.

El resto de actividades está casi preparada. Apunta que, en los actos religiosos, habrá algunos cambios, que estarán dirigidos por el párroco Eugenio Albalate, que vive como tal sus primeras fiestas patronales y por el vicario, José Manuel García. La bajada de la Virgen tendrá lugar el 22 de agosto. A partir del día siguiente comenzará la novena. La fiesta mayor será el 1 de septiembre, con el regreso en procesión de la patrona al castillo. La Hermandad también prepara un acto especial con la conmemoración de sus 75 años, aún sin confirmar.