El encierro de una edición anterior / JSP

Los festejos taurinos con motivo del Carnaval, pendientes de la evolución de la covid

La intención de los organizadores es que se celebren y ya se tiene una programación, con alguna novedad

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Tras la Navidad, una de las grandes citas para la ciudad podría llegar con la celebración del Carnaval, los días 26 y 27 de febrero. Con la mente puesta en ese fin de semana, integrantes de la Asociación Encierros Carnavales Plaza Mayor llevan dedicados ya un tiempo para intentar recuperar esos festejos taurinos en el centro de la ciudad, tras la ausencia del último año, por culpa de la pandemia. En 2020, se llevaron a cabo justo antes del inicio de la crisis sanitaria.

A pesar de que ya se está trabajando en esta línea, el presidente del colectivo, José Rojo, reconoce que, por ahora, su celebración es una incógnita, ante la evolución de la covid. «Nosotros tenemos intención de hacer estos festejos y el Ayuntamiento quiere que se hagan, pero no puedo asegurar nada debido a cómo está la situación», sostiene.

Con esa incertidumbre, ya se han cerrado algunas gestiones y se tienen abiertas otras líneas de trabajo. Rojo apunta que se tiene apalabrado la participación de animales de la ganadería de Victoriano Martín. Asimismo, se mantienen conversaciones con otras explotaciones para contar con vacas de garantía para los encierros y las capeas de esos días. También está cerrado el alquiler de la plaza de toros portátil, que tiene una capacidad para 5.000 personas. Se trata de la misma infraestructura que se ha tenido en ediciones pasadas.

Programación

La programación también está cerrada. Si lo permite la pandemia, la idea es que ese sábado de Carnaval comience la actividad con un encierro para menores con animales mansos, seguido del festejo taurino para mujeres. Por la tarde, será una de las citas más esperadas, con la capea para adultos y con su consiguiente encierro, que suele ser muy participativo tanto delante de los animales, como en los balcones. Como en ediciones pasadas, el trayecto irá desde la calle Cabreros hasta la plaza Mayor. Cuando termine la capea, los animales volverán a los corrales haciendo el recorrido inverso. Como novedad, esa jornada concluirá con una capea nocturna. Al día siguiente, serán los festejos en su horario vespertino.

Rojo detalla que se cuenta con el apoyo del Consistorio. Asimismo, ya se estuvo trabajando en la Feria Agroganadera para conseguir recursos económicos. Todo ello se unirá al apoyo de las empresas, además de la venta de entradas al público asistente.

Mientras se sigue organizando esta programación, habrá que esperar al devenir de la pandemia para contar con estas propuestas, que se han convertido en una tradición. Rojo insiste en que ahora no se puede cerrar nada, porque «no sabemos», añade.