Visitantes viendo este belén de grandes dimensiones / JSP

La familia Blázquez Muñoz recupera su llamativo belén

Situado en los bajos del palacio de la Conquista, en la plaza Mayor, ocupa más de 30 metros cuadrados con diferentes alturas

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La familia Blázquez Muñoz lo abrió por primera vez al público en 2013. Estuvo los primeros años en un local comercial cedido. Después, se trasladó a la sala de exposiciones de los bajos del palacio de La Conquista, en plena plaza Mayor. Sin embargo, la pandemia hizo que ni en 2020 ni en 2021 se llevase a cabo. Este año, sus promotores han vuelto a recuperar esta tradición. Una superficie de más de 30 metros cuadrados, con diferentes alturas y unas 1.500 piezas dan forma a la propuesta.

Esta familia trujillana ha vuelto a montar su gran balen abierto el público, situado, de nuevo, en los bajos del palacio de la Conquista, un espacio cedido por el Ayuntamiento. La entrada es gratuita, aunque se admiten donativos, que se vuelven a reinvertir en el belén para comprar figuras y renovar otras. «Lo hemos vuelto a montar con ilusión y ganas para que los vecinos y turistas lo disfruten», explica el principal promotor, Juan Blázquez.

Este montaje comenzó justo antes de la semana de los Santos y se terminó hace tan solo unos días. De hecho, algunas de las novedades están de camino. Una de ellas será un barquillero, como homenaje a su padre. Reconoce que, sin su aportación, sería imposible ejecutar esta iniciativa. También recuerda que, para ese montaje, cuenta con la ayuda de algunos amigos.

Siempre diferente

Blázquez recuerda que este belén no es igual ningún año, ya que siempre está aportando nuevos elementos. Además, la disposición siempre es diferente. «Todo depende del momento y de la imaginación. Es un continuo cambio». También se utilizan cosas recicladas. Ejemplo de ello son motores de microondas y ventiladores de ordenadores para hacer los efectos de movimiento de algunas figuras. En las últimas ediciones, se han incorporados elementos realizados con impresión 3D. No obstante, todavía sigue utilizando figuras de cuando era niño, que tienen 25 años.

A este montaje, no le falta detalle, con muy diversas escenas. Van desde la zona del desierto, con el templo de Abu Simbel, hasta una zona dedicada a Trujillo, con su plaza Mayor y los soportales dedicados a diferentes oficios junto al castillo y la Patrona, así como la puerta de San Andrés. También está una llamativa zona de campo, con un lugar de olivos y un detallado huerto, pasando por el castillo de Herodes, sin olvidar el pesebre, así como un lugar con águilas volando, haciendo un guiño al Parque Nacional de Monfragüe. Además, está la fuente de los deseos, donde visitantes dejan sus monedas. A este lugar, llegarán los peces este lunes. Tampoco le falta una figura siempre llamativa, como es el 'caganer'. Hay tres ejemplares. Además, la estructura tiene el efecto de las cuatro fases del día.

Junto al belén, se tiene un espacio con las figuras de un pesebre para personas invidentes, con el mensaje «si no puedes verlo, puedes tocarlo».

Juan Blázquez reconoce que esta propuesta suele tener una gran aceptación, tanto para adultos, como para pequeños. Prueba de ello es que, en la última edición, se contabilizaron en un mes más de 7.000 personas adultas. Asimismo, recuerda que un día del puente de la Constitución llegaron a entrar unas mil personas.

Este belén está abierto en horario de mañana y tarde hasta Reyes.