Rafael Benjumea, Guillermo Fernández Vara, Martin Roscheisen y José Antonio Redondo. / JSP

La fábrica de diamantes empezará a construirse a principios de 2023

El movimiento de tierras en el polígono industrial Arroyo Caballo se producirá a partir de noviembre

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Las obras en Trujillo de la primera fábrica de diamantes sintéticos para producir semiconductores comenzarán en el primer trimestre de 2023. Ya, en noviembre de este año se iniciará el movimiento de tierras en el polígono industrial Arroyo Caballo. Asimismo, en octubre, se firmará la financiación.

Así lo ha ratificado este lunes el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, tras reunirse en el salón de plenos del Consistorio trujillano, con el CEO de la empresa estadounidense promotora, Diamod Foundry, Martin Roscheisen, así como los responsables de Menbros Energy, (entidad que está llevando a cabo el desarrollo de la fábrica para la empresa americana). En este encuentro, también han estado máximos representantes del Gobierno Central, así como del Ejecutivo regional, además del alcalde anfitrión, José Antonio Redondo, entre otros asistentes.

Fernández Vara apunta que ya se está en el «sprint final» de este ambicioso proyecto empresarial, tras meses de un trabajo silencioso y de diversos encuentros y reuniones, además de la tarea de diversas empresas que han ayudado a que pueda ser realidad esta fábrica.

En esta comparecencia, el responsable del ejecutivo regional también ha tenido palabras de agradecimiento para el Gobierno Central y concretamente, para el secretario de Estado de Industria, Raúl Blanco, así como para el dirigente de la empresa estadounidense, «por estar aquí hoy». Ese agradecimiento también se debe por la expansión que tiene su entidad californiana y, para ello, haber elegido Europa, España, Extremadura y, concretamente Trujillo.

Con este tipo de proyectos, el presidente extremeño considera que «se visualiza de manera muy gráfica que estamos en un tiempo diferente». De este modo, apunta que «Extremadura está jugando una competición en el que hasta ahora nos había sido casi prohibida. Estamos siendo capaces, en esa revolución verde y digital del siglo XXI, de competir al máximo nivel y que eso es consecuencia de lo que esta tierra ha cambiado y de lo que hemos sido capaces de hacer entre todos», apunta.

El proyecto de ejecución

Antes de esta reunión, el máximo responsable de Menbros Energy, Rafael Benjumea, apuntó que se acaba de lanzar el proyecto de ejecución, que tendrá una duración de tres meses. Benjumea también ratifica las fechas dadas por Fernández Vara. Asimismo, indica que la iniciativa empresarial tiene tres fases. Una de ellas es ese movimiento de tierras y el otro es el cierre de la financiación, mediante los fondos FAIIP del Ministerio de Industria y los fondos Feder, a través de la Junta de Extremadura. Por último, está la construcción.

Recuerda que la inversión ronda los 670 millones de euros, aunque ahora se necesita hacer un análisis para afinar ese presupuesto, ya que, en un año, han cambiado muchas cosas.

El alcalde, José Antonio Redondo, resalta la colaboración existente para encajar todas las piezas de este gran puzle. «Es un paso definitivo, un punto de inflexión y no debería haber marcha atrás». Considera que ya todos han hecho sus deberes.

Este encuentro también ha servido para la firma de dos acuerdos, que previamente han sido aprobados en sesión plenaria en el Ayuntamiento trujillano. Uno de ellos ha sido entre Benbros Energy, la empresa promotora estadounidense y el Ayuntamiento de Trujillo, para acotar las condiciones de este proyecto. Asimismo, se ha firmado otro acuerdo para la reserva de los terrenos en el polígono industrial entre Avante y Diamond Foundry.

Información pública

Este macroproyecto para fabricar piedras preciosas para semiconductores se someterá a información pública tras la publicación este lunes de la solicitud de autorización ambiental en el Diario Oficial de Extremadura (DOE). Los interesados en plantear alegaciones tienen un plazo de 30 días.

El ambicioso proyecto consiste en la construcción y puesta en funcionamiento de una instalación destinada a la fabricación de diamantes sintéticos mediante el método de deposición química de vapor. Las instalaciones ocuparán una superficie total de 83.993 metros cuadrados en el polígono Arroyo Caballo; y conllevará también la puesta en marcha de una planta fotovoltaica para abastecer la planta. El acceso a las instalaciones proyectadas se realizará desde la N-V y la autovía A-5.

La innovadora fábrica contará con reactores de plasma, generadores de hidrógeno, una instalación exterior de depósito de gases comprimidos e instalación asociada para alimentación de reactores, además del sistema de almacenamiento para el producto terminado, entre otras dependencias.

Está previsto que funcione en tres turnos, durante todos los días del año; y su ejecución se prevé en tres fases, que quedan definidas por tres edificios de producción similares.

La Dirección General de Sostenibilidad de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Junta será la encargada de otorgar la citada autorización ambiental.