En los peores momentos de la pandemia, el hospital de la Montaña (Cáceres) se abrió para pacientes covid. / HOY

Extremadura supera los 2.000 muertos por coronavirus

La región es la séptima comunidad con mayor tasa de letalidad, la proporción de fallecidos por cifra de contagiados

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIO Cáceres

2.000 muertes. Esa es la nueva barrera psicológica que la pandemia acaba de superar en Extremadura. Exactamente son 2.012. Tras esa cifra hay historias como la de Bernardo Silveira, fallecido en marzo de 2020, cuando empezó todo. Sus seis hijos no se pudieron despedir de él y desde entonces no hay día que falte un ramo de flores en la plaza de Colón, en Cáceres, donde pasaba muchas tardes.

Así le recuerdan. Tampoco los familiares de Claudia la olvidan. Fue la primera fallecida por la covid en Extremadura. Tenía 59 años, era de Arroyo de la Luz y aquel 11 de marzo su vida se apagó para siempre. Avisó de lo que estaba por venir cuando ninguno podía imaginar el alcance de esta enfermedad. Por aquel entonces ni las mascarillas eran obligatorias y muchos hablaban de una simple gripe.

Nada más lejos de la realidad en una pandemia marcada por el dolor de las familias que deja cifras devastadoras. Seis olas, más de 165.000 infectados, 2.012 fallecimientos y días con hasta 777 ingresados por covid en los hospitales extremeños (ahora hay 213).

Las áreas de salud han registrado más fallecimientos que nunca. La que peor parte se ha llevado ha sido, con gran diferencia, la de Cáceres, donde han muerto 543 personas.

Le sigue Badajoz (351), Don Benito-Villanueva (270), Mérida (261), Plasencia (236), Llerena-Zafra (137), Navalmoral de la Mata (117) y Coria (97).

Son el resultado de meses marcados por un virus y sus variantes. Alfa, beta, gamma, delta, ómicron... En todo este tiempo, el peor mes fue enero de 2021, con 406 muertos.

Fue en plena tercera ola, la más agresiva de toda la pandemia. De hecho, fue precisamente ese primer mes del año pasado cuando se registró el récord de fallecidos en un día, con 31 el 27 de enero.

El peor mes

En estos dos años, el enero fatídico de 2021 es el único mes en el que se han superado los 400 decesos. Solo abril de 2020 estuvo cerca, con 313; seguido de febrero de 2021, con 230, y noviembre de 2020, con 226.

Precisamente desde hace un año, ningún mes ha pasado del centenar de fallecidos, una evidencia del efecto que han tenido las vacunas para luchar contra este virus.

En datos

  • 81 Es la media de edad de los fallecidos en la pandemia. En la cuarta ola se registró la media más baja (76) y en la sexta la más alta (82,9).

  • 543 Personas han fallecido en el área de salud de Cáceres, la más afectada. La que menos muertes ha notificado ha sido Coria, con 97.

  • 31 Fallecimientos se produjeron el 27 de enero 2021. Fue el día que más muertes por covid se notificaron.

  • 406 Fallecidos hubo en enero de 2021. Fue el mes más letal. Le siguen abril de 2020, con 313, y febrero de 2021, con 230.

  • 1,2% Es la letalidad de Extremadura durante toda la pandemia. Se refiere al porcentaje de fallecidos respecto al total de infectados. Se sitúa en el mismo nivel que la media nacional y es la séptima región con mayor tasa.

  • 726 Muertes por la covid se registraron durante la tercera ola, entre diciembre de 2020 y marzo de 2021. En ese periodo de tiempo es cuando más fallecimientos se registraron en Extremadura.

Comparar las olas en las que no había dosis contra la covid también deja clara esa efectividad. La tercera, que transcurrió entre el 7 de diciembre de 2020 y el 14 de marzo de 2021, registró 726 muertes. Fue en la que más decesos hubo; seguida de la primera, con 519 fallecidos, y la segunda, con 483. En todas ellas la vacuna todavía no había llegado.

La cuarta y la quinta se produjeron cuando mayores, sanitarios y trabajadores esenciales ya tenían puesta al menos la primera dosis. En ese caso estuvieron marcadas por la incidencia y no tanto por la hospitalización y las muertes. De hecho, no sumaron entre las dos más de 250 fallecidos.

Ahora, Extremadura está inmersa en la sexta ola y el consejero de Sanidad, José María Vergeles, ya ha dicho que el pico de contagios puede estar cerca gracias a la estabilización de la incidencia, «con todas las precauciones porque hemos pasado unos días festivos».

Aunque los ingresados van a seguir subiendo (ahora hay 213) y se continuarán produciendo muertes, todo indica que esta sexta ola no va a ser de las peores en cuanto a fallecimientos. Por ahora, desde el 25 de octubre ha habido 64 decesos.

Así lo indica la letalidad (proporción de personas que mueren por el virus entre los afectados). Mientras que en la tercera ola se sitúo en el 1,77%, en la sexta se encuentra en el 0,09%.

Esa tasa durante toda la pandemia en Extremadura está en el 1,2%, según el Ministerio de Sanidad. Es un dato que coincide con la media a nivel nacional y que sitúa a la región como la séptima con mayor proporción de fallecidos por cifra de contagiados del país.

Castilla-La Mancha es la que presenta el dato más preocupante, con un 1,9% de letalidad, seguida por Asturias, (1,7%), Castilla y León (1,6%), Aragón (1,5%), Madrid (1,3%) y La Rioja (1,3%).

Se trata de un factor en el que la media de edad de los contagiados es determinante y, en el caso de Extremadura, gran parte de los infectados, sobre todo en los primeros momentos de la pandemia, fueron personas mayores que vivían en residencias.

De hecho, la edad media de los fallecidos se ha situado durante las seis olas en una franja que oscila entre los 76 y los 83 años.

En la primera estuvo en los 82,78, en la segunda en los 81,27, en la tercera en los 81,05, en la cuarta en los 76 y en la quinta en los 82,2.

La media se encuentra ahora en los 82,96. Es el momento en el que la edad de los fallecidos es la más alta.

Sin embargo, no sucede lo mismo con los infectados, cuya media se sitúa en los 37 años, ni con los ingresados en planta (70 años) y UCI (65).

Médicos fallecidos

Esta pandemia también se ha llevado por delante a algunas de las personas que han estado en primera línea en Extremadura. Entre ellos, tres médicos.

El primero fue Sebastián Traba, facultativo de atención primaria de Cáceres, que falleció en mayo de 2020. A él le siguió Magdalena González, pediatra también cacereña, que murió en diciembre de 2020.

La última muerte fue la de la directora médica de atención primaria del área de Plasencia, María Isabel Bueno, que falleció a los 54 años tras haberse contagiado mientras sustituía a una compañera del equipo de vacunaciones.

Fue el pasado febrero, apenas dos meses después de que llegara la vacuna a las residencias, que precisamente han sido los lugares que peor lo han pasado. En ellas han fallecido más de 870 personas. Son casi la mitad de todas las víctimas mortales que se ha cobrado el coronavirus en Extremadura.

El Ministerio de Sanidad registra 2.046 fallecidos en la región

El Ministerio de Sanidad registra una cifra superior de fallecidos por covid en Extremadura. Hasta el miércoles eran 2.046. La disparidad radica en que el SES utiliza el dato de muertos comunicados al sistema de vigilancia epidemiológica, mientras que el Ministerio se basa en el INE, que a su vez recoge los certificados de defunción. El SES reconoce que personas empadronas en Extremadura pero que han fallecido por covid con algunos familiares en otros lugares, puede que no se hayan comunicado al sistema, esa es una casuística detectada. Otra es de mayores fallecidos en residencias que el médico de cabecera no ha comunicado al sistema de vigilancia el deceso.