Un momento de la subasta de ayer / JSP

Enrique Borrega hace un balance muy positivo de la Feria Agroganadera, porque «no ha sido fácil»

Las subastas generaron un volumen de negocio cerca de 90.000 euros

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La ciudad tenía ganas de feria, tras un año de ausencia y así se demostró, sobre todo, durante el fin de semana. Cientos de personas han participado, de una u otra forma, en la Agroganadera de Trujillo, que echó ayer el cierre. Durante cuatro días, el certamen se ha convertido en punto de encuentro de profesionales del sector y de numerosos vecinos.

Ante esa buena participación, el presidente de comité ejecutivo de la muestra, Enrique Borrega, hace un balance «muy positivo», ya que considera que se han superado las expectativas. Insiste en agradecer el apoyo de los ganaderos, puesto que no ha sido una feria fácil, no solo por la covid, sino también por la lengua azul y por los brotes de carbunco. También reconoce que el sector no está pasando un buen año. También resalta el apoyo del Ayuntamiento, así como del resto de instituciones.

Borrega, además, insiste en que la vuelta del equino ha supuesto un revulsivo al certamen. Prueba de ello fue la exhibición de doma vaquera celebrada el pasado sábado con una gran asistencia de público. Por ello, no tiene dudas de que se va a seguir apostando por el caballo. También destaca la gran aceptación que ha tenido, un año más, el Salón de la Carne de Calidad, con el apoyo de RFeagas y la colaboración de la Asociación de Empresarios de Trujillo. En esta actividad participación de diversas chefs. Ayer, fue el turno de la trujillana Beatriz Pablos.

Subastas

Una de las actividades principales fueron las subastas, celebradas ayer y el sábado y que obtuvieron un volumen de negocio de cerca de 90.000 euros. La de ovino, con la raza merina, fue la que mejor fue. Generó algo más de 30.500 euros. Los 14 lotes de hembras se cubrieron todos. De los 16 machos subastados, tan solo quedaron desiertos dos. Según apunta Enrique Borrega, ha sido «espectacular».

En cuanto a la subasta de vacuno, ante un salón lleno, la aceptación de los animales no fue la misma. Obtuvo un remate final de casi 60.000 euros. De los 103 ejemplares subastados (65 hembras y 38 machos) 64 quedaron desiertos. En esta ocasión, se presentaron las razas de avileña negra ibérica, retinta, parda de montaña, que fue la que mejor resultó, así como limusín y charolés.