Borrar
Vecinos afectados por esas averías y esos cortes en la zona de la Piedad y en Santa Catalina J. S. P.
El enfado aumenta por las averías y continuos cortes de agua en la zona de La Piedad

El enfado aumenta por las averías y continuos cortes de agua en la zona de La Piedad

El problema afecta a unas cien familias tanto de esta barriada como de la barriada Santa Catalina y piden al Ayuntamiento medidas urgentes

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 22 de abril 2024, 07:20

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El problema no es nuevo. Sin embargo, la indignación y el enfado de los vecinos va en aumento, quizá porque la situación se agrava. Así lo reflejan al menos los números. En los últimos años, han sufrido más de 30 cortes de agua en hogares y negocios, por las continuas averías y roturas en las canalizaciones de abastecimiento en Ronda de la Piedad y vías aledañas. Diez de ellos se han producido en este año y tres en 24 horas, al final de la semana pasada. «Es una vergüenza que estemos así», remarca un inquilino. Por ello, piden al Ayuntamiento medidas urgentes.

Esta situación afecta a unas cien familias, procedentes de la barriada de La Piedad y de Santa Catalina, compuesta esta última urbanización por 48 viviendas. El presidente de su comunidad de vecinos, Rafael Novoa, explica que esos cortes pueden durar más de un día. Además, detalla que, una vez arreglada la avería, hay que dejar pasar el agua porque al principio sale marrón. «Debemos tener garrafas preparadas», detalla. Asimismo, inquilinos han denunciado que esta situación ha provocado que se estropeen electrodomésticos.

También ponen de manifiesto que se pierde mucha agua con cada rotura de las tuberías. «Es un bien de primera necesidad y se están tirando litros y litros de agua», reconocen otros inquilinos.

«Nos afecta mucho»

Uno de los negocios perjudicados es la Churrería La Piedad. Delante de este establecimiento se han producido numerosas averías. Así ha quedado reflejado en los distintos parches que tiene el asfalto de esta calle. Al final, se tiene que apañar igualmente con garrafas. «Siempre de una o de otra forma nos afecta y mucho». De hecho, cuando se corta el agua, deben cerrar los servicios, para el perjuicio de la clientela. Matizan que no solo tienen los habituales usuarios, sino también muchos de paso que entran por la autovía.

Una de las últimas averías en la zona
Una de las últimas averías en la zona J. S. P.

Hay que recordar que esas canalizaciones son de fibrocemento. Este hecho hace que los operarios tengan que ir bien equipados y aplicando un protocolo exhaustivo para sustituir el tramo roto. Se debe a que contiene amianto. «Es la primera noticia. No lo sabía», remarca otro afectado. Ante la posible alarma vecinal por este componente, fuentes consultadas aseguran que ese elemento no se traslada al agua.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que gran parte de las canalizaciones de abastecimiento de esta zona tiene ya más de 50 años de antigüedad. Además, muchos tramos están ya deteriorados. Ante esta circunstancia, se pueden romper solo con el aumento de la presión del agua. También les afecta los cambios de temperatura.

Con estos condicionantes, hay que destacar que la empresa concesionaria solo es la encargada del mantenimiento. Por tanto, cuando hay una avería, su cometido es arreglarla, pero no sustituir toda la red. Para esos arreglos, no solo se precisa de personal, sino tener disponibilidad de la maquinaria necesaria.

Ayuntamiento

La problemática de las averías y roturas ya se ha trasladado en diferentes ocasiones al Ayuntamiento a lo largo de los últimos años. Se ha hecho mediante escritos conjuntos e individuales. Sin embargo, por unos u otros motivos, no se ha terminado de reparar. Hace tan solo unos días, la alcaldesa, Inés Rubio, y la portavoz del equipo de Gobierno, Consuelo Soriano, se reunieron con dos de los vecinos afectados, Rafael Novoa y Amparo Izquierdo. Estos inquilinos pusieron de manifiesto que se sienten abandonados y desprotegidos, remarca Izquierdo.

Los dirigentes políticos avanzaron que se solicitó una ayuda a la Diputación de Cáceres a principios del año, para acometer esta mejora. «Por ahora, no tenemos respuesta», detalla Soriano. Si no llega esa subvención, se acometerá una primera fase con fondos propios. «Está claro es que se tiene que arreglar», añade.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios