Borrar
Magdalena Cancho, junto a sus familiares, en la gala de los Premios Empresariales. J. S. P.
'La Emilia', un ejemplo de empresa familiar que ha sabido adaptarse a los tiempos
III PREMIOS EMPRESARIALES

'La Emilia', un ejemplo de empresa familiar que ha sabido adaptarse a los tiempos

Magdalena Cancho, quien fuera su máxima responsable durante años, fue galardonada con el premio a la trayectoria empresarial

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 27 de junio 2024, 08:12

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una de las grandes ovaciones de la gala de los III Premios Empresariales de Asemtru fue para la galardonada en la categoría 'Trayectoria empresarial'. Este reconocimiento ha recaído en esta ocasión en Magdalena Cancho Parrón, más conocida como Nena, quien fuera regente durante años del Hostal Restaurante La Emilia, fundado en 1929.

El jurado ha valorado «su exitosa sucesión de una empresa familiar que, sin perder el sabor tradicional, sabe ofertar lo que los clientes de cada momento demandan, convirtiéndose en un referente de tradición gastronómica en Trujillo», detallan fuentes de la organización.

Nena recogió el premio de manos de la presidenta de Asemtru, Teresa Martín. En su intervención, agradeció el apoyo de los clientes y a los trabajadores que han pasado a lo largo de estos años. «Espero que Dios me permita estar unos años más para celebrar el centenario de La Emilia», añadió.

Fuentes de la organización también ponen de manifiesto que este negocio ha estado regentado siempre por mujeres, apoyadas por sus parejas. Además, ha sido un lugar de encuentro para muchos trujillanos a lo largo de lo años. Hoy en día, este negocio lo regenta una de las hijas de la premiada, Marta, junto a su marido Carlos.

Los orígenes

Los orígenes de este establecimiento se remontan unos años antes de que se fundase La Emilia. En 1920, María Antonia García, abuela de la galardonada, abrió una pequeña taberna para sacar adelante a sus hijos y que dio paso al actual establecimiento.

Continuó con el negocio su hija Emilia, primero con su hermana y después en solitario. «Era una mujer adelantada a su tiempo. Además de ofrecer bebida y alojamiento a los transeúntes, comenzó a dar comidas y bocadillos, aprovechando el paso de los autobuses por la puerta del establecimiento», explican fuentes de la propia entidad.

Así fue adaptándose poco a poco a lo que requería el negocio. Ejemplo de ello es que primero contó con habitaciones con agua corriente y baño compartido. Luego ese baño se convirtió en privado. También hizo un restaurante y salón de bodas. «No conforme, decidió adquirir un terreno a las afueras de Trujillo, donde construyo un hotel», lo que es hoy el Hotel Las Cigüeñas.

Su hija Magdalena, la galardonada, junto a su marido Manuel, tomaron las riendas de La Emilia. Su hijo José María tomó el mando de Las Cigüeñas.

Nena y su marido continuaron con el negocio hasta que dieron el relevo a sus hijas. Fuentes de la entidad recuerdan que las cuatro hijas de la premiada han crecido entre las paredes de La Emilia y han pasado por distintas etapas trabajando en el hostal. Toda esa trayectoria de décadas fue reconocida en esta edición de los Premios Empresariales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios