Los disfraces llenan de colorido las calles de la ciudad