El C. F. Trujillo consigue el anhelado ascenso a Tercera División

El C. F. Trujillo consigue el anhelado ascenso a Tercera División

El último escollo fue ayer con el partido de vuelta de esa fase final de los playoff de ascenso, contra el Zafra Atlético, que se ganó por 3-1

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Los nervios se transformaron en lágrimas de algunos directivos, jugadores y aficionados, cuando el árbitro pitó el final del partido. Se trataba de la emoción contenida en busca de un sueño que se volvió a conseguir, un año después del fatídico descenso. Ya se puede decir que, tras una liga no exenta de problemas, el C. F. Trujillo vuelve a ser equipo de Tercera División.

Ese anhelado objetivo se consiguió ayer en el partido de vuelta de la última eliminatoria de los playoff de ascenso, entre los trujillanos y la U. D. Zafra Atlético. Los pupilos del entrenador Maxi Ovejero ganaron el partido 3-1, en el campo municipal García de Guadiana, con una afición entregada a su equipo. Según fuentes del club, más de 1.300 personas entraron ayer en el campo. En Zafra, también se impusieron los trujillanos por un resultado de 1-2.

Celebración de uno de los goles
Celebración de uno de los goles

El partido fue muy disputado, sobre todo, en la primera parte. El primer gol llegó por mediación de Edu Salles, en el minuto 20. Tras fallar varias ocasiones claras por parte de los trujillanos en los primeros minutos de la segunda parte, llegó el penalti a favor del Zafra en el minuto 5. El zafrense Edu no lo falló y puso el empate en el marcador. El 2-1 llegó en el minuto 59 de partido, por parte de Manu Beato y el 3-1 definitivo lo puso de nuevo, Edu Salles, casi al final. Ensa fue uno de los mejores del partido, junto con el delantero trujillano, con sus dos tantos.

Tras el pitido final del árbitro, llegó la locura. Jugares y aficionados celebraron el anhelado ascenso en el centro del campo. No faltaron los besos, los abrazos, los gritos e, incluso, algunas lágrimas. Muchos de los jugadores inmortalizaron ese momento con familiares, así como con aficionados. Tras el municipal García de Guadiana, la fiesta continuó por las calles de Trujillo. Los jugadores subieron a la plaza Mayor en un camión. De ahí pasaron al pilar, como manda la tradición. La celebración, para algunos, duró hasta altas hora de la madrugada.

Entrenadores

Una vez que terminó el partido, las primera palabras del entrenador trujillano, Maxi Ovejero, fue para su rival. «El Zafra ha sido un rival superduro. Aunque quedó tercero en la liga regular, les teníamos mucho respeto porque sabe muy bien a lo que juegan», afirmó. A partir de ahí, alabó a sus jugadores. Considera que ayer, los azules supieron sufrir y pelear para conseguir la victoria y, por consiguiente el ascenso. Ovejero opina que los goles de los trujillanos llegaron en momentos claves, a pesar de que se pasaron momentos de nerviosismo y de apuros, sobre todo, cuando llegó el empate en el marcador.

Ante el buen papel llevado a cabo por Edu Salles y Ensa, apunta que hay que agradecerles el compromiso y el haber confiado en su persona y en el equipo. «Han trabajado mucho y están muy comprometidos. Se sienten muy ligados a la ciudad y, además de ser buenos futbolistas, tienen un corazón enorme y lo demuestran en el campo».

Maxi Ovejero también se acuerda de que, para llegar a este final feliz, ha habido que pasar una temporada muy dura, con un equipo recién descendido y con una directiva nueva. Apunta que no se tuvo el equipo que él esperaba hasta diciembre o enero. A partir de ahí, se comenzó a ganar partidos. Prueba de ello es que se obtuvieron 15 victorias seguidas, algo muy difícil en el fútbol moderno, apunta

Aunque el entrenador no quiso hablar de su posible renovación, aseguró que «me siento muy trujillano y muy mal se tiene que dar la cosa para que no me quede aquí», afirmó.

El entrenador de la U. D. Zafra Altético, Javier Guillén, reconoció que ayer el partido lo disputaron dos equipos que compiten bien. «La efectividad del Trujillo en nuestra casa, la única derrota que hemos tenido en dos años, ha pesado mucho en el partido de vuelta». Incidió en que sus jugadores tuvieron que asumir riesgos para intentar dar la vuelta a la eliminatoria. Este hecho hizo que «en un par de contras, nos cazaron con dos goles». También señala que tampoco estuvieron efectivos en las oportunidades que tuvieron. Por tanto, «tengo que dar la enhorabuena al club y al pueblo. Trujillo es un claro vencedor». También tuvo palabras de elogio para sus jugadores.

Sobre los árbitros y las protestas que hicieron desde el banquillo, el entrenador no quiso entrar en polémica. En la eliminatoria, «ha habido situaciones reguleras. Son personas, se tienen que equivocar y esto es fútbol», añadió.