Beatriz Pablos, en el campo con sus vacas. / rubén mateos

Una ganadera en la lista de Forbes

La trujillana Beatriz Pablos se encuentra entre las 100 personas más creativas en el mundo de los negocios

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Lleva dos años al frente de la explotación familiar de vacuno y ya se ha convertido en una referente. Con 38 años, la trujillana Beatriz Pablos ha sido incluida por la revista Forbes entre las 100 personas más creativas en el mundo de los negocios. Comparte este listado con los cocineros Albert Adriá y Quique Dacosta, la directora y guionista Arantxa Echevarría y la cantante Rosalía, entre otros.

En su caso, se reconoce la apuesta que ha hecho por la ganadería regenerativa. Pablos opina que, en un mundo dominado por los proyectos tecnológicos, Forbes ha tenido en cuenta una iniciativa que utiliza la propia naturaleza para revertir el cambio climático y «poner pisos al campo». Ella explica que en su proyecto utilizan el ganado herbívoro, el suelo y el pastizal. «Moviendo estos tres elementos, mejoramos nuestros suelos en retención de agua y captura de carbono», apunta. De este modo, se consiguen más pastos y de más calidad para sus vacas, lo que provoca un impacto económico favorable.

Aunque Beatriz ha estado ligada desde pequeña al campo, no siempre se ha dedicado a la ganadería. De hecho, una de sus pasiones ha sido estar entre fogones, además de viajar. Ya con 17 años sus padres la enviaron a Irlanda para aprender inglés. El año siguiente lo pasó en Inglaterra. Tras convencerles para que le dejaran estudiar cocina, se fue a Sevilla a la Escuela Superior de Hostelería Taberna del Alabardero. En un principio, hizo un grado medio de pastelería. Después, cursó el grado superior de Dirección de Cocina y Nutrición.

Algunos datos

  • Biográficos Nacida el 23 de octubre del 1983, es natural de Trujillo.

  • Académicos Estudió en el colegio Sagrado Corazón de Jesús de Trujillo. Tiene el título de Dirección de Cocina y Nutrición en Escuela de Hostelería de Sevilla. En los últimos años se ha formado en temas sobre ganadería regenerativa.

  • Profesionales Dirige en la actualidad la explotación Ganadería Pablos. Además, ha trabajado en las cocinas de diferentes restaurantes, algunos de ellos con estrella Michelin. Su último paso por los fogones fue en el restaurante Mirador de Ulía, en el País Vasco, como jefa de cocina cinco años.

Acabada esta formación, comenzó a trabajar en Madrid en las cocinas de distintos restaurantes, algunos de ellos con estrella Michelin. Terminó en el País Vasco, en el restaurante Mirador de Ulía, como jefa de cocina durante cinco años. De hecho, recibió a través de Instagram hace unos días de este negocio una felicitación por ese reconocimiento de Forbes.

Punto de inflexión

Terminada esta experiencia, Pablos tenía decidido montar su propio restaurante en Madrid. Sin embargo, hubo un punto de inflexión con la enfermedad y el fallecimiento de su padre. Se dio cuenta de que llevaba media vida fuera de Trujillo. Además, «es cierto que tenía un nivel de exigencia en horario y en trabajo muy grande en la restauración, y acabé fundida».

A partir de ahí, surgió la posibilidad de continuar los pasos de su padre, un referente para ella. «Era una aventura porque vengo de otro mundo». Sin embargo, reconoce que le daba más miedo poder adaptarse a Trujillo, tras vivir muchos años en grandes ciudades, que quedarse al frente de la explotación familiar. Por ello, en 2020, justo antes de comenzar la pandemia, decidió tomarse un año de transición. Recuerda que a la ganadería regenerativa llegó a través de su hermano Maxi, la otra mitad en este proyecto.

«Buscando fórmulas para sacar mayor rentabilidad al campo, vimos una charla de un ganadero argentino, Pablo Echeverry». Se dieron cuenta de que sus explicaciones las podían aplicar. Ya habían escuchado antes hablar de este mundo a través de otro experto, Alan Savory.

Formación

Durante el confinamiento decidió formarse. Gracias a la crisis sanitaria, pudo seguir 'on-line' cursos y másteres que normalmente eran presenciales. «Me apunté a todo lo que iba saliendo», rememora ahora. Uno de ellos fue precisamente impartido por Pablo Echeverry, y versaba sobre eficiencia ganadera. «Con un poco de curiosidad y de ganas me fui metiendo, gracias a Internet», apunta.

Pablos ahora está encantada de la calidad de vida que tiene en Trujillo. Además, «Extremadura tiene grandes oportunidades que a veces no se conocen».

Asimismo, su apuesta por esa ganadería regenerativa está teniendo buenos resultados. Mantiene que es una visión muy diferente a lo que ve a su alrededor. No obstante, remarca que esta práctica está mejorando el suelo, es ecológicamente sostenible y económicamente rentable. También resalta que del mundo del campo ha aprendido mucho del encargado de su ganadería, Juan Manuel Rodríguez, «que es como de la familia».

Genética

Beatriz Pablos, con el apoyo de su hermano, también trabaja en la genética. De hecho, están cruzando la raza angus con retinto y haciendo pruebas entre limusina y angus. Para esta línea, la alimentación es de pasto, sin utilizar piensos compuestos. «La carne nutricional es mucho mejor y organolépticamente creemos que también». La idea es hacer una venta directa de esa carne, montando una sala de despiece.

Esta ganadera igualmente está dedicada cada vez más a la difusión de la ganadería regenerativa. Entre otros foros, a través de las redes sociales con el nombre Ganadería Pablos. Señala que además forma parte de Asaja y «me han metido en el comité extremeño asesor agrario».

Metida en este mundo, no se olvida de los fogones. En un futuro, plantea la posibilidad de montar una cocina central para transformar el producto del campo, «que va a tener una trazabilidad muy clara y gran calidad». Asimismo, elabora recetarios para determinadas marcas. «Lo que no me apetece son los horarios de la restauración», añade.