Borrar
Delitos, faltas y redes sociales
Reflexiones desde la ventana

Delitos, faltas y redes sociales

Dentro de la diversidad de estafas, delitos y timos a los diariamente que nos enfrentamos en Internet, hay algunos más graves que otros.

Francisco Mateos

Martes, 2 de abril 2024, 08:28

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En esta 'modernidad líquida', protagonizada por ordenadores, móviles, contraseñas y firmas digitales en el que se ha convertido nuestro acelerado mundo, en el que la información fluye a la velocidad de la luz, hay que ir con pies de plomo para mantenerse a salvo de los ciberdelincuentes.

Puedes haber tenido suerte en sus compras por Internet, sorteado los miles de correos supuestamente enviados por Hacienda, Correos, el banco del que nunca fuiste cliente o la tienda donde nunca compraste, para finalmente caer en las fauces de los más desaprensivos delincuentes de la Red, aquellos que se aprovechan de las personas que tienen algún tipo de problema mental o emocional.

España tiene 47.2 millones de habitantes. Según la Encuesta Nacional de Salud, se calcula que un 10,8% de la población tiene algún tipo de problema mental o emocional, es decir unos 5.1 millones.

Si alguien sin escrúpulos puede acceder únicamente a un 1% de esa población, unas 51.000 personas, bastará con que le timen un promedio de 100€ a cada uno, para facturar 5.1 millones de euros.

Con una web, tres horas al día para crear contenidos polémicos y una red de colaboradores para viralizarlos, el negocio de la mentira está servido

Hoy en Internet son legión los presuntos mentores, tutores, coachs o gurús de todo tipo de disciplinas, desde el ejercicio físico hasta las criptomonedas pasando por los terraplanistas, los estudiosos de 'lo oculto' o 'lo paranormal', los avistadores de OVNIS, los vendedores de fantasiosos productos financieros, los sanadores de las más variopintas terapias y los negacionistas de todo tipo, ávidos de hacer dinero fácil.

Usando conocidas técnicas de marketing on-line basadas en la famosa estrategia del 'embudo de conversión', estos desaprensivos comienzan engatusando a incautos con contenidos polémicos, para acabar dirigiéndolos a webs en las que adquirir cursos, estancias, conferencias o vídeos 'premium', además de todo tipo de accesorios y merchandising con el que hacer caja.

Cualquiera puede ser objetivo de las mafias de ciberdelincuentes y sucumbir ante técnicas son realmente muy difíciles de combatir

Pero, aunque son muy vulnerables, las personas con problemas mentales o emocionales no son los únicos objetivos. Cualquiera puede formar parte del target de las mafias de ciberdelincuentes y sucumbir ante técnicas son realmente muy difíciles de combatir.

Imagina que un día te llama un bróker y te dice que compres acciones de Telefónica porque van a subir. Desconfías y no lo haces. Pero el caso es que suben. Al mes siguiente te vuelven a llamar diciéndote que compres acciones de Santander, porque también van a subir. Tampoco lo haces, pero al día siguiente compruebas que también tenían razón. A la tercera vez que te llamen, convencido ya de que siempre aciertan, les compras cualquier cosa que te vendan.

Es una estafa muy elaborada. Lo único que han hecho es tomar una base de datos de 10.000 potenciales clientes de productos financieros. A la mitad les llaman y les dicen que las acciones van a subir y a la otra mitad que van a bajar. Es un vaticinio con una probabilidad de un 50% de acertar, así es que con 5.000 de ellos fallarán, pero con los otros 5.000 habrán acertado. Repiten la operación con estos 5.000. Ahora acertarán con 2.500. A la tercera ronda tienen a 1.250 potenciales clientes a sus pies, convencidos de que siempre aciertan. No resultará difícil venderles 2 o 3 mil euros en productos financieros.

Por varios motivos, estos son delitos muy difíciles de perseguir por los cuerpos y fuerzas de seguridad

El problema con estas estafas es que, al contrario de lo que sucede con el tráfico de drogas, los secuestro o el robo a mano armada, estos delitos están muy alejados del foco de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Además, como en el tradicional 'timo de la estampita', por pura vergüenza, los afectados pocas veces denuncian cuando descubren que han sido timados por unos indocumentados con historias inverosímiles.

Si los servidores informáticos desde los que se materializan los delitos se encuentran fuera de la UE, la persecución del delito se hace casi imposible.

Hay muchos estudios que lo corroboran, pero todos podemos observar que las redes sociales, que hace 20 años nos prometieron facilitar el conocimiento y la interacción social con personas de todo el mundo, se han terminado convirtiendo básicamente en focos de polarización (la palabra del año, recuerden), difusión de bulos y desinformación, en las que, en muchas ocasiones, se facilitan las condiciones para todo tipo de fraudes.

Las grandes tecnológicas propietarias de las redes sociales, por omisión o negligencia, son muchas veces colaboradores necesarios de las estafas

Por pura avaricia, dirigida a mejorar la audiencia y aumentar los beneficios para sus accionistas, estas redes se han convertido en colaboradores necesarios de este tipo estafas. Visto lo visto, sólo empezarán a arreglar el putrefacto lodazal en el que se han convertido cuando los usuarios, hartos de contenidos absurdos e irrelevantes, empecemos a abandonar en masa su uso.

Difícil lo tenemos, porque conscientes de ello, en lugar de esforzarse en filtrar adecuadamente los contenidos, las plataformas invierten cada vez más dinero y talento en depurar los algoritmos de recomendación para ser cada vez más atrayentes y adictivas para millones de usuarios que cada vez dependen más de ellas para su ocio y su vida diaria.

Las autoridades aún tienen mucho que hacer y los ciudadanos todavía mucho que aprender para estar a salvo

Las autoridades competentes en materia de protección de datos, sanidad y seguridad son las únicas que pueden hacer algo al respecto, siempre y cuando, claro, que los potentes y bien financiados lobbies que presionan en Bruselas para defender los intereses de las grandes empresas tecnológicas no sean lo suficientemente persuasivos.

Mientras tanto, en nuestra mano está aplicar el sentido común, además de esforzarnos en mantenernos formados e informados para evitar los inconvenientes de las redes sociales, utilizarlas con respeto, moderación y serenidad, para aprovechar sus innegables ventajas, que también las tienen.

Para más información:

• https://www.lasexta.com/programas/equipo-investigacion/hoy-equipo-investigacion-gloria-serra-destapa-quien-amadeo-llados-influencer-que-odia-mileuristas_2024021665ce97f6344c980001a3ebf6.html?prm=ep-app

• https://maldita.es/malditateexplica/20240118/mr-tartaria-mickey-mouse-empirico-bulos-conspiraciones/

• https://youtube.com/@LordDraugr?si=wSKBXy1vZcxIKPyp

También puedes encontrar este artículo en: https://fmatco.wordpress.com/

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios