Toma de tensión a un usuario, ayer en la plaza Mayo / JSP

Cruz Roja sale a la calle para dar visibilidad al programa de mayores

Los dirigentes resaltan la necesidad de contar con más voluntarios para llevar a cabo los diferentes servicios

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Cruz Roja salió ayer a la calle en la ciudad trujillana, ya con su nueva reorganización. En este caso, se trata de la agrupación Comarca Centro Villuercas, que aglutina a los municipios de Trujillo, Guadalupe y Madrigalejo y que está presidida por Inés María Guillermo Sojo. Esa salida se hizo para dar visibilidad y dar a conocer el programa de atención a personas mayores, coincidiendo con el día de mercadillo semanal y ante la atenta mirada de los más curiosos. Con ese fin se situó un puesto donde, además de información, se tomaba la tensión a los usuarios que querían.

Desde la coordinación en la zona de este servicio se recordó que, gracias a este programa, se llevan a cabo diversas acciones, como puede ser la toma de tensión en los domicilios, previo contacto con el centro de salud. De este modo se puede hacer un seguimiento no solo de esa tensión, sino también del peso, además de resolver anomalías que se pueden detectar. También está la ayuda a domicilio complementaria y actividades de ocio.

Esta acción también sirvió como una forma de captar voluntarios, que son imprescindibles para la organización. «Intentamos animar a las personas a que participen y se hagan voluntarias», se señaló desde esa coordinación. En esa idea también incidió su compañera Teresa Morientes, presente en la plaza.

Responsable en Trujillo

La nueva responsable o vicepresidenta de la delegación de Cruz Roja en Trujillo es Eva María Serván. Matiza que, con la reorganización llevada a cabo, cree que no hay demasiados cambios. Apunta que antes había una asamblea local, dirigida por Cándido Fernández, y ahora es comarcal, con un solo dirigente.

Remarca, igualmente, la importancia de la necesidad de contar con más voluntarios. Indica que en la ciudad trujillana puede haber unos 35 apuntados pero realmente activos a pleno rendimiento son unos ocho. Con este personal se mantienen servicios como la entrega de alimentos a familias de la comarca, así como ropa, y se realiza una labor de acompañamiento a personas que lo necesitan. También se tiene un préstamo de sillas, camas, muletas y otro material ortoprotésico, además de la realización de los preventivos. Ante esta situación, Serván insiste en que se necesita más personal.