La corporación municipal dice adiós entre agradecientos, halagos y disculpas

Integrantes de la corporación que asistieron al último pleno /JSP
Integrantes de la corporación que asistieron al último pleno / JSP

Casero asegura que ha intentado ponerse en contacto con el alcalde electo, sin conseguirlo

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El último pleno de esta legislatura, que tuvo lugar ayer, dejó patente, una vez más, el tono cordial que ha habido en la corporación municipal en estos últimos años, más allá de las discrepancias y diferencias políticas. Como único punto del orden del día, las observaciones y alegaciones relacionadas con actas de sesiones anteriores. A partir de ahí, llegaron las buenas palabras, los agradecimientos, las felicitaciones e, incluso, las disculpas.

El alcalde en funciones, Alberto Casero, recordó que en estos últimos 16 años, ocho en la oposición y otros tantos en el Gobierno, ha empleado «los mejores años» de su vida. En su intervención tuvo palabras de agradecimiento para todos. Nombró a cada uno de los concejales del PP que le han acompañado en estas cuatro legislaturas.

También alabó el papel de los concejales del PSOE y de IU de esos últimos ocho años. «Son un ejemplo de casi todo y haría virtud de su acción como oposición», aseguró. También alabó el trabajo de los empleados municipales.

Disculpas

Casero pidió disculpas a las personas que se hayan sentido ofendidas por cualquier acción, decisión u omisión. No obstante, «me voy con la conciencia tranquila». Recordó que se cogió el Ayuntamiento en los años más duros de la Democracia, con crisis económica.

En esta despedida también felicitó al PSOE por su victoria en las elecciones municipales, aunque recuerda que ya lo hizo la candidata del PP en su momento. Afirmó que ha intentado ponerse en contacto «con el ganador de las elecciones», tanto por teléfono, como por carta, pero no ha tenido respuesta. Considera que es bueno que haya un encuentro entre alcalde entrante y saliente, con la intención de explicar la situación del Ayuntamiento, ya que quedan cosas pendientes. «No me ha sido posible». A pesar de ello, aseguró que queda a disposición del nuevo equipo de Gobierno.

Los agradecimientos también llegaron desde la bancada de la oposición. Tanto el portavoz del PSOE, Fernando Acero, como el concejal de Ganemos-IU-Los Verdes, Joaquín Paredes, se acordaron de la ciudadanía que les votó, así como de los trabajadores del Consistorio y del resto de integrantes de la corporación. No se olvidaron de felicitar al PSOE por la victoria electoral.

«La mejor suerte»

Acero apuntó que quizá no han llegado a la altura que pedía la ciudadanía. Sin embargo, reconoció que siempre es difícil tanto el papel de gobierno, como el de oposición en el ayuntamiento trujillano. Ahora, que deja la política, apuntó que lo importante es seguir trabajando por un Trujillo mejor en otras esferas, como puede ser el mundo empresarial o social. También deseó «la mejor suerte del mundo» a sus compañeros que van a retomar las riendas del Ayuntamiento.

Paredes apuntó que sus diez años como concejal han sido un proceso de enseñanza y aprendizaje. Indicó que, al menos para él, era un camino de ida y vuelta. «Decidí entrar en política cuando tenía un trabajo y nunca antes», sostuvo. En ese tono cordial aseguró que no decía un adiós definitivo a la política municipal, porque «el adiós definitivo en política no existe».

De los trece concejales actuales que forman la corporación municipal, solamente continuarán tres en la nueva legislatura. Se tratan de los populares Soledad Corrales, Juan Jesús Martín y Consuelo Soriano. Todos ellos pasarán a la oposición.