Convento de La Merced / JSP

El convento de La Merced, con mucha historia, pero desde hace años sin uso

Ubicado en el centro de la ciudad, tras un intento sin éxito de hacer un hotel, lleva ya años en venta con un precio de 800.000 euros

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El Convento de La Merced encierra entre sus paredes grandes historias, desde la llegada de la orden que da nombre a este inmueble en 1602. Este espacio histórico, a lo largo de los siglos, ha tenido varios usos e ilustres inquilinos, como 'Tirso de Molina', que fue comendador del convento. Hace alrededor de veinte años, pudo convertirse en un hotel. Sin embargo, el proyecto al final no llegó a buen puerto. Ahora, este inmueble, situado en el centro de la ciudad, sigue viendo pasar el tiempo, por ahora, cerrado y sin ningún destino, lo que provoca que poco a poco se vaya deteriorando.

La última vez que fue utilizado este antiguo convento fue como vivienda particular. De hecho, está dividido a la mitad con un tabique. Ahora, su propiedad está en manos de una sociedad promotora y lleva años en venta.

La superficie de su solar es de 1.865 metros cuadrados y tiene 4.000 metros cuadrados construidos, con tres plantas, junto con un patio porticado, según recoge en su web 'Emi Servicios Inmobiliarios'. Igualmente, se detalla que se dispone de un proyecto arquitectónico visado y licencia de obras para rehabilitación integral, con el fin de transformarlo en un hotel de 4 estrellas. Sus promotores plantearon tener más de 50 habitaciones, con restaurante. Fuentes de la inmobiliaria recuerdan que este proyecto estuvo avanzado, pero, por diversas circunstancias, se vino abajo.

En la actualidad, el edificio está valorado en 800.000 euros, ya que incluye una pequeña casa situada junto al convento. Hay que recordar que la iglesia de estas instalaciones es de propiedad municipal. De hecho, el Consistorio ha llevado a cabo en esta legislatura trabajos de adecentamiento para acoger diversas actividades. La última fue la cata concurso de la Feria del Queso.

Rehabilitación integral

Fuentes de EMI insisten en que, debido a su deterioro, cualquier proyecto conllevaría la rehabilitación completa. Entre los pocos elementos de valor, resaltan ese patio porticado y la subida de las escaleras. Aunque es un edificio histórico, es fácil cumplir con lo que marca la normativa existente, detallan. Además, se considera que tampoco debería haber ningún problema urbanístico, ya que su uso es terciario.

Asimismo, explican que, en este último tiempo, el edificio se ha enseñado a distintos particulares que han mostrado su interés para poner en marcha algún proyecto, pero por ahora no se ha dado ningún paso más. Quizá, uno de los problemas a la hora de buscar nuevo destino a este inmueble es la falta de aparcamiento en la zona.