Un experto observa detenidamente un diamante. / hoy

La construcción de la fábrica de diamantes, prevista para la segunda mitad de 2022

Irá en el polígono industrial Arroyo Caballo y la planta fotovoltaica en un terreno cercano aún por decidir

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El gordo de la Lotería de Navidad para Trujillo llegó en esta ocasión en junio con el anuncio de la construcción de la fábrica de diamantes promovida por la empresa estadounidense Diamond Foundry, y cuyo socio es Leonardo DiCaprio. Su puesta en funcionamiento supondrá una inversión de más de 670 millones de euros y 300 puestos de trabajo.

Tras el anuncio y el paso de los meses, la pregunta que surge es cuándo se hará realidad. El reto es comenzar su construcción la segunda mitad del año que viene, una vez se hayan llevado a cabo todos los pasos administrativos. Al menos con ese fin se está trabajando. Así lo señala Rafael Benjumea, presidente de Powen, que es la entidad encargada de llevar a cabo la planta fotovoltaica para el funcionamiento de esa innovadora factoría. No obstante, insiste en que hay que ser muy cautos con los plazos. Recuerda que con esta nueva fábrica se obtendrán diamantes hechos de forma mecánica, pero como si se obtuviesen en una mina de Sierra Leona.

Benjumea apunta que los procesos siguen en marcha y para ello se tienen distintas líneas de trabajo. La que está ocupando en estos días es «la selección definitiva del emplazamiento y el entendimiento de todos los plazos para poder tener la fábrica en construcción». El responsable de Powen sostiene que la entidad estadounidense tiene prisa en comenzar la fabricación de diamantes. Por ello, reconoce que es muy sensible a los plazos de tramitación. Eso sí, matiza que hay que cumplir con la normativa. En este sentido, detalla que se está trabajando de la mano de la Junta y el Ayuntamiento. «Reconozco el compromiso y dedicación de estas dos instituciones para poder tener un mapa claro con las alternativas, con sus plazos, sus ventajas e inconvenientes para poder lanzar la tramitación de proyecto, esperemos, a principio de año».

Ubicación

Este responsable avanza además que parece claro que la fábrica irá en el polígono industrial Arroyo Caballo de la ciudad trujillana. Sin embargo, todavía no está decidido al cien por cien donde irá la planta fotovoltaica necesaria para el abastecimiento. Ya se han visto distintas alternativas y ahora se está en la fase de análisis. A partir de ahí, tendrá que pasar un proceso administrativo. «Todavía hoy no se ha tomado una decisión final, pero estamos muy cerca». Recuerda que debe ser una extensión rústica, más o menos cercana a la fábrica y que lo permitan las normas urbanísticas.

Otra línea de trabajo es la financiación. Para ello se tiene previsto solicitar ayudas a la Junta de Extremadura, a través de los nuevos Fondos Feder. También se solicitará una línea de financiación a través del Fondo de Apoyo a la Inversión Industrial Productiva (FAIIP) del Ministerio de Industria. Asimismo, se quiere solicitar ayuda bancaria.