José Cercas

Reflexiones desde la ventana

Con el año

JOSÉ CERCAS

Si todo fuera tan fácil como robarte un beso,

si estuvieras aquí, si existieras.

Si la manera más sencilla de amarte

fuera saber que todo lo ocupas.

Si los hombres y las mujeres escribieran

canciones azules que se deslizaran

sobre los días que amanecen desnudos

detrás de todas las orillas.

Si todo acaeciera como una sonrisa que crece

como crece la magia de la flor en el forraje.

Si todo fuera cogerse de la mano

y caminar sobre la luz dorada que brota

de los manantiales que rayan el alba,

mirando el ángulo imperfecto del amanecer.

Si somos, si llegamos a ser, en algún lugar del mundo

donde podamos jugar con el verbo amar

o con el tiempo que deja en nuestros perfiles

la miel que la chimenea dibuja

en los contornos de dos cuerpos ardientes,

o en las sombras que se abrazan enardecidas

a la altura paralela del amor.

Si todo lo que me ocupa fueras tú.

Si todo lo que no me ocupa fueras tú,

en las afueras del todo y el silencio.

Si todo lo que de valor tiene

el sabor codiciado de tus besos,

si fuéramos los dos y la casa que nos rodea.

¡Ay, si todo lo que deseamos fuéramos los dos!

Este nuevo año lo admitiría como parte

de la luz que me cubre

y como la exacta Paz de todo lo que me rodea.