Una de las zonas afectadas por las mejoras que se quieren llevar a cabo / JSP

La climatizada obligará a aumentar la potencia y mejorar la instalación eléctrica en esa zona deportiva

Ha salido a licitación el proyecto por 47.200 euros y el plazo de ejecución es de dos meses

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Las acciones para que la piscina climatizada se ponga en marcha continúan. Ahora, la intención es llevar a cabo unas obras para incrementar la potencia eléctrica en el complejo deportivo que forman esta instalación, la piscina de verano, el pabellón polideportivo, así como las pistas de tenis. Según el informe técnico elaborado para ello, «es necesario aumentar la potencia contratada hasta los 140 KW», al incorporar el nuevo proyecto.

En este documento, asimismo, se detalla el mal estado de las instalaciones eléctricas existentes, tanto de los cuadros y las protecciones, como de los cables, conexiones y empalmes de alguna de estas dependencias.

Para subsanar esas carencias, ha salido a licitación el proyecto de esa ampliación de la red de distribución subterránea de la zona aledaña a este complejo, como son calles San Juan Bautista de la Salle y Francisco Martín de Alcántara, así como la red interior de esos edificios deportivos. El presupuesto base de licitación es de 47.200 euros, impuestos no incluidos y el plazo de ejecución es de dos meses. Ahora, las empresas tienen hasta el 8 de noviembre para presentar sus propuestas económicas.

La ejecución supondrá el correcto funcionamiento y la máxima eficacia de la piscina climatizada, así como la mejora de las redes eléctricas, de la producción de agua corriente sanitaria, junto a la climatización, según el proyecto de las obras. También se pretende la mayor eficiencia de las placas fotovoltaica instaladas en la cubierta de la nueva piscina. El fin último es que los servicios públicos «sean eficaces y de una forma lo más óptima posible, obteniendo el mayor ahorro».

Las obras principales consisten en la construcción de la línea de baja tensión desde el centro de transformación Carmelitas, propiedad de Iberdrola, y, en concreto, «de la arqueta situada en la fachada del bloque de viviendas de la calle San Juan Bautista de la Salle», hasta la fachada de las pistas de la calle Francisco Martín de Alcántara. También se acometerá una línea subterránea que irá al polideportivo.

Asimismo, se desmontará el cuadro general existente que alimenta al pabellón y la piscina de verano, así como el antiguo que se encuentra en mal estado. Por tanto, se reformará en parte la instalación eléctrica del pabellón. Además, en cumplimento con el reglamento existente, es obligatorio la instalación de un suministro complementario, entre otras actuaciones.

En este proyecto se detalla que, de forma incorrecta, se alimenta a la guardería. Sin embargo, «deberá alimentarse con suministro independiente». Este centro infantil está junto el pabellón y la piscina.

La adjudicación de la obra dependerá del precio y de las mejoras ofertadas por las entidades

Las empresas interesadas ya tienen el plazo abierto para optar a esta obra de ampliación de la red de distribución subterránea y la realización de diferentes mejoras en las instalaciones eléctricas. Para ello, deben tener en cuenta que los criterios de adjudicación serán dos. Uno de ellos es el precio ofertado, que ponderará un máximo del 70 por ciento al más económico.

Asimismo, se tendrá en cuenta mejoras que ofrezcan las entidades. Según el pliego de cláusulas administrativas, entre otras, está recogido el suministro y sustitución de 10 luminarias de emergencia de 300 lúmenes de interior, como polideportivo y vestuarios de la piscina municipal.

También se contempla como mejora la aplicación de pintura para la corrosión de los tubos de la depuradora de la piscina de verano y la reducción del plazo de la obra a un mes.